21 ene. 2012

Historias, Dilemas, Reflexiones

"Job" Léon Bonnat 1880
Óleo sobre tela, 161 x 128.9 cm - 63 3/8 x 50 3/4 in.
Museo Bonnat, Bayona, Francia.
Actitudes, funciones
.... lo inconsciente colectivo no es un concepto filosófico, ni especulativo, ... una psicología arquetípica es lo opuesto a una psicología personalista que buscaría el origen de los conflictos neuróticos sólo en los factores personales, reprimidos, u olvidados, que  forman parte de lo denominado como inconsciente personal... Los arquetipos como imágenes primordiales y los instintos como base de impulsos básicos, motivadores, comunes a hombres y animales, son ambos factores impersonales hereditarios afincados en lo inconsciente colectivo... Hay tantos arquetipos como situaciones típicas en la vida. Una repetición interminable ha grabado esas experiencias en nuestra constitución psíquica, no en forma de imágenes llenas de contenido, sino al principio casi únicamente como formas sin contenido, que representan la mera posibilidad de un cierto tipo de percepción y de acción. Cuando surge una situación que corresponde a un arquetipo determinado, éste es activado y aparece una compulsión que, como una fuerza instintiva, sigue su camino contra toda razón o produce cualquier otro conflicto de dimensiones patológicas, o sea, una neurosis"... "lo inconsciente colectivo" piensa y vive en períodos milenarios. Puesto que las imágenes de los sueños pueden considerarse fieles representaciones de lo inconsciente, no resulta difícil comprender el carácter predictivo que tenían los sueños en la antigüedad. Sabemos que eran entendidos como anticipaciones del futuro.
 ¿qué representa esta imagen?
          A continuación puedes contestar un formulario de 3 preguntas obligatorias sobre el impacto de la imagen. Lo puedes hacer el el blog y enviarlo al finalizar. Si en contacto pones tu correo te mandaré el resultado de la encuesta  cuando la cierre.
          Si quieres ampliar tus respuestas puedes abrir el enlace final de esta entrada y te remitirá a un cuestionario más amplio


 
                 Cuestionario amlio:  Cuestionario amplio

7 comentarios:

  1. SEPARACION, PÉRDIDA Y SUFRIMIENTO


    La separación y la pérdida son experiencias humanas arquetípicas, y es poco probable que cualquier ser humano pase por la vida sin algún sufrimiento de esta clase.
    Las doctrinas religiosas establecidas han procurado siempre proporcionar respuestas al misterio del porqué sufrimos, especialmente cuando el sufrimiento se considera injusto o inmerecido; y tales respuestas, aunque a menudo son insatisfactorias para una mente inquisitiva, han aportado cierta tranquilidad en todas las épocas a los que buscan alivio para su dolor.
    El mito, sin embargo, a diferencia del dogma religioso, no ha ofrecido nunca respuestas al porqué del sufrimiento, ni al modo de evitarlo, o a qué recibiremos de Dios como recompensa.
    Por otra parte, el efecto transformador del sufrimiento puede vislumbrarse en muchos mitos, sugiriendo así que hay algún propósito o función profunda subyacente en aquellas experiencias que nos causan el mayor dolor.
    Existe una curiosa cualidad curativa en los mitos que narran historias de separación y de pérdida, pues podemos descubrir en ellos un reflejo de nuestras propias circunstancias y darnos cuenta de que no estamos solos.
    Si consideramos con la suficiente profundidad la perspectiva que ofrece el mito, es posible que la única curación verdadera para el sufrimiento humano surja del compartir y de la compasión humana, en lugar de las respuestas engañosas y fáciles que intentan despejar uno de los más grandes enigmas vitales.

    ResponderEliminar
  2. El mito de Job,
    El diablo tienta a dios, desafiándole a que no hay hombre que le sea tan fiel. Dios cae en la tentación y permite al diablo que someta a Job a un proceso de sufrimiento muy profundo, en una escalada en la que Job va perdiendo todo lo que es y tiene, hasta estar al borde de la muerte. Job se mantiene fiel a dios, interpreta que sus desgracias son derivadas de la voluntad divina y las acepta porque piensa que habrá un sentido. Finalmente la actitud de Job derrota al diablo, gracias a ella dios vence, y agradecido restituye a Job todo lo perdido y más aún.
    Triangulo Mal-Bien-Hombre
    ¿Que sentido tiene el mito?

    ResponderEliminar
  3. Historia de Orfeo


    ORFEO de Tracia tenía fama de ejecutar la música más dulce del mundo. Era hijo de la musa Calíope y del rey Oeagro, de Tracia, aunque algunos murmuraban que en realidad era hijo de Apolo, el dios sol. Su habilidad con la lira de oro que le había dado Apolo tenía tal poder de seducción que incluso los ruidosos torrentes se quedaban inmóviles para escucharlo, y las rocas y los árboles desenterraban sus raíces para oír su exquisita música.
    Un cantante como él que podía dar vida a una piedra no tenía ningún pro¬blema en ganar el amor de la rubia Eurídice, y al principio su matrimonio fue una bendición. Pero, desgraciadamente, su alegría duró poco, porque a Eurídice le mordió una serpiente y no hubo remedio que pudiera mantenerla en el mundo de los vivos. Golpeado por la aflicción, Orfeo la siguió hasta la tumba, interpretando aires mortuorios que conmovían profundamente los corazones de todos los que contemplaban la procesión fúnebre. Más tarde, como parecía que la vida carecía de luz en ausencia de Eurídice, Orfeo decidió marchar hasta las mismas puertas del Hades, el lugar adonde ningún ser huma¬no podía ir hasta el día de su muerte, en busca de su amor perdido.
    Orfeo tocaba una música tan conmovedora que el austero barquero Caronte, que llevaba en su barca las almas de los muertos en su travesía de la laguna Estigia, se olvidó de verificar si Orfeo portaba sobre su lengua la requerida moneda. Encantado por las notas mágicas, el viejo barquero embarcó al cantante sin cuestionarse nada a través de las negras aguas que separan el mundo del sol de los fríos reinos de Hades. Tan conmovedoras eran las notas que emitía la lira de oro de Orfeo que las barras de hierro de las puertas de la muerte retrocedieron sin que nadie las empujara, y Cerbero, el perro de tres cabezas que guarda los sombríos portales de la muerte, se quedó tranquilo sin siquiera mostrar sus dientes, amansado por la suave música. Y así fue como Orfeo pudo entrar en el mundo de las sombras sin ser controlado. Durante unos maravillosos momentos, los condenados en el Tártaro se sintieron libres de su tormento sin fin, e incluso el duro corazón de Hades, señor del inframundo, se suavizó momentáneamente. Orfeo se arrodilló humildemente ante el trono del rey y de la reina de los muertos, orando y rogando con sus melodías más místicas, para que a Eurídice se le permitiera regresar junto con él a la tierra de los vivos. Perséfone, señora del inframundo, musitó una palabra en los oídos de su esposo, y la lira de Orfeo quedó interrumpida por una voz pro¬funda y sonora. Todos los reinos del inframundo quedaron en silencio para escuchar el decreto de Hades.
    -¡Así será, Orfeo! ¡Regresa al mundo superior, y Eurídice te seguirá como tu sombra! Pero no te detengas, ni hables, y, sobre todo, no mires hacia atrás hasta que hayas salido al aire libre. Porque si lo haces, no volverás a ver su cara otra vez. Vete sin demora, y puedes creer que en tu camino silencioso no vas a estar solo.
    Orfeo, sobrecogido y agradecido, le dio la espalda al trono de la muerte, y se abrió paso a través de las frías sombras, hacia el débil resplandor de luz que señalaba el camino que conducía al mundo de la luz solar. Atravesó salones silenciosos, donde solo se escuchaba el eco de sus pisadas resonando tétricamente, mientras avanzaba veloz hacia la luz que resplandecía cada vez con mayor claridad, a medida que se aproximaba a su destino.
    Entonces, justo cuando estaba a punto de llegar a la luz, se sintió afligido por una duda que lo oprimía. ¿Qué pasaría si Hades lo hubiese engañado? ¿Qué pasaría si Eurídice no estuviera detrás de él? No pudo evitarlo. Se dio la vuelta, y en el instante en que lo hizo vio cómo Eurídice desaparecía, con los brazos extendidos en actitud suplicante, muriendo por segunda vez. En esta ocasión las puertas del inframundo permanecieron cerradas para él; y tuvo que regresar solo e inconsolable al mundo de la luz, en el que durante muchos años no brillaría el sol.
    Con el tiempo Orfeo se hizo sacerdote, para enseñar los misterios de la vida y de la muerte y predicar a los hombres de la Tracia lo maligno que era el asesinato como sacrificio. Llevó la alegría a muchos por medio de su música, y jugó y dio ánimos a muchos más. No obstante, no podía curarse a sí mismo de su desesperación, porque había perdido la única oportunidad de engañar a la muerte.
    Su propia muerte fue violenta, porque el dios Dioniso estaba resentido de que un mortal recibiera la adoración que correspondía a una deidad. Así pues, las locas seguidoras de Dioniso desmembraron a Orfeo miembro a miembro, y las Musas enterraron el cuerpo despedazado al pie del monte Olimpo, donde se dice que los ruiseñores cantan más dulcemente que en cualquier otra parte del mundo.¬

    ResponderEliminar
  4. ¿Qué significado tiene el decreto de Hades?
    ¿Qué problema tiene Orfeo?, ¿Qué consecuencias tiene?
    ¿Cuál es el sentido del mito?

    ResponderEliminar
  5. La separación y/o la pérdida llevan a un aprendizaje muy importante, la oportunidad que aporta la vida para revisar, para aceptar/integrar todo lo nuevo. Es una alternativa al vacío, al apego. Contribuye de por sí con la toma de conciencia y por tanto la responsabilidad con la propia vida, con lo que ES, con el presente que en realidad es lo que tenemos y donde somos.
    En el proceso del duelo, de la despedida, de la renovación, está la alternativa a abrir, a veces a "cosas", posicionamiento, actuaciones, respuestas, que no podemos imaginarnos si no atravesamos este enigma, este miedo, si no confiamos en nuestra calidad, nuestra garantía personal, la única, la auténtica, es el que nos lleva a la parálisis y a desconectar y renegar/recelar.
    Creo que está en el valor que concedemos a la VIDA a vivir cada día, cada momento donde encontramos las respuestas; no existen teorías, no existen religiones, no es la palabra, es el corazón de la vida, el sentimiento, la autenticidad la que nos aporta las respuestas.
    Dónde veo la dificultad?, en saber vivir, en entender que hoy es la oportunidad y yo su conductor, el chaman, el guía, concederme el poder, el lugar que tengo en mi vida. Dónde veo la canfianza? en ser hombre, es SER, como decía Krishnamurti "El autoconocimiento es el despertar, así como la terminación del miedo".
    Empeñemonos en conquistar nuestro espacio y nuestra vida, conquistémonos!!
    Salud y besos

    ResponderEliminar
  6. Somos la consecuencia de nuestros pensamientos y crencias, ellas nos llevan al sufrimiento,la enfermedad, la locura.Somos nosotros los responsables de nuestra salud y nuestra curacion.El sadismo hacia nuestro yo es superior que al projimo.El conocimiento de nuesto yo hace que seamos mas bondadosos.Un Besin

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.