19 nov. 2014

El lado siniestro de la corrupción



La corrupción (del latín corruptĭo, corruptiōnis; a su vez del prefijo de intensidad con- y rumpere 'romper, hacer pedazos') puede abarcar cualquiera de las siguientes acepciones:
    1. Como abuso de poder o mala conducta (empresarial; policial; política: es el mal uso del poder público para conseguir una ventaja ilegítima, generalmente de forma secreta y privada. El término opuesto a corrupción política es transparencia. Esta acepción evoca la ética.
2. Como degradación de algo (Putrefacción; Corrupción de materiales: la alteración de la pureza o integridad de una sustancia, tanto si es por su desmembración, por la mezcla con otras sustancias o por la desviación de su curso esperado).

Leticia Flores Flores en "Reflexiones sobre la corrupción desde una mirada psicoanalítica": “Corromper, en su sentido textual, viene del latín corrumpere que significa alterar, echar a perder, podrir, oler mal. La corrupción es una palabra que convoca a los sentidos, en particular al olfato. Algo que huele mal, putrefacto. En este infeliz aroma está la memoria del concepto. Corrupción evoca la putrefacción de las carnes, la descomposición del alma humana, la fermentación, la podredumbre de un cuerpo que ha sido infectado por la muerte. La corrupción desintegra los tejidos hasta que el organismo resulta irreconocible, privado de toda huella de moralidad. La palabra, al aludir a la carroña, evoca no sólo lo putrefacto, la pestilencia, sino la peste, el contagio, la diseminación. La corrupción se expande y seduce a todo aquel que se le aproxima. La mordida podría ilustrar, por sí sola, su rostro seductor. Morder refiere, obviamente, a un acto agresivo, morder, ser mordido, aunque también posee un componente erótico. La mordida además exige el acuerdo en secreto, en lo oscurito, y así provocar y convocar la complicidad del otro”

El psicoanálisis junguiano aporta herramientas para la comprensión de la corrupción que voy a tratar de exponer según las entiendo. La estructura de la argumentación es psicoanalítica enriquecida con aportaciones de la filosofía, sociología, antropología... De vez en cuando invito al lector a responder preguntas en un intento de inducir a la reflexión, contrastar lo que sabe con lo que lee, a dialogar con el texto con una actitud de receptividad y de confrontar lo que se elle con las propias opiniones previas como sugiere H.G. Gadamer en “verdad y método”. Si quiere hacerme partícipe de sus reflexiones puede hacerlo volcándolas en un formulario de cuyo acceso informo al final.
En Sudamérica el movimiento psicoanalítico ha trabajado el tema porque lo han vivido muy cercano, algunos han revisado la situación previa a la colonización española y las consecuencias de la misma. Haré referencias a sus aportaciones citando párrafos de alguno de ellos citando sus nombres.

La corrupción en España se está convirtiendo en una "vía regia" de acceso a la sombra, es decir a aquello que no queremos admitir ni de nosotros mismos como individuos ni de nuestra sociedad como colectivo, pero que, sin embargo, está profundamente instalado en el corazón de las tinieblas como un timonel que maneja el rumbo de nuestras acciones.
¿Qué ha cambiado para que algo que no sólo ha sido tolerado sino casi admirado se haya convertido en la bestia negra denostada por la indignación que despierta? Hasta los jueces parece que aplican ahora el criterio de ejemplaridad en las sentencias a corruptos.
Una primera aproximación es que la prolongación de la crisis económica está cambiando la percepción de las justificaciones de los juegos de poder pues, hoy, es mucho más evidente que antes, la brecha existente entre los privilegios de acceso a los recursos de los corruptos frente al empobrecimiento y la impotencia de acceder al bienestar del resto de los ciudadanos.
La acumulación de escándalos es el efecto cuantitativo que provoca una variación brusca del estado de un sistema, un colapso de onda en la física cuántica, o como se dice en el materialismo dialéctico marxista siguiendo a Konstantinov  "...es la ley por virtud de la cual los pequeños y al principio imperceptibles cambios cuantitativos, acumulándose gradualmente, rebasan al llegar a cierta fase la medida del objeto y provocan radicales cambios cualitativos, a consecuencia de lo cual cambian los objetos, desaparece la vieja cualidad y surge otra nueva".  Ahora se han caído las vendas que el ciudadano se ponía para no ver lo que era evidente: lo injusto de un sistema de dominación que era conocido. ¿Es un paso evolutivo? ¿Es un salto cualitativo que cambia la esencia de las cosas, es decir, una revolución? ¿Es una ilusión y el cambio será para reforzar el equilibrio antiguo?
Hacia lo evolutivo o revolucionario. Ahora se va percibiendo al corrupto como déspota, prepotente, gozando de una impunidad sistémica, con falta de empatía y sentimiento de culpa, amoral, antiético, traidor, generador de la crisis por la nefasta gestión de lo público y encima más enriquecido siendo el resto los que pagan el desastre.
¿Podrías citar dos personajes que correspondan a un perfil corrupto y que a pesar de estar detenidos siguen con sus juegos psicopáticos?

Si quieres descargarte el artículo en vez de seguir leyendo aqui ve al enlace Clik

Hacia lo iluso o regresivo. Una consecuencia de la habituación a conocer prácticas corruptas es interpretar que la corrupción es un fenómeno universal y, por lo tanto, es que preciso aceptar como inevitable. Como se observa en la trivialización que se hace de la ilegalidad e inmoralidad: ocurre en todos lados,... se dejan de ver como desviaciones éticas y delitos que hay que repudiar y sancionar y se los ve como algo que surge de manera natural. La falta de confianza en la participación y en las acciones colectivas, por un sentimiento de impotencia y de falta de control, estructura una actitud fatalista: no se puede hacer nada frente a la corrupción. La gente está desesperanzada, siente rabia y la expresa con palabras o con actos anómicos. Como parte de esta actitud fatalista, hay una visión pesimista y depresiva de la realidad, la gente cree que el país se hunde sin remedio”. Ante la imposibilidad de modificar la situación, la alternativa ilusoria es la salida individual, irse del país”. La corrupción tiene un efecto devastador. En el nivel objetivo se liga al imperio de la pobreza, a la agudización de las desigualdades, a la polarización socio–económica y la disminución general de la calidad de vida de la mayoría de los ciudadanos, por cuanto se desvían ilegalmente importantes sumas de recursos que deberían cubrir políticas sociales, para las cuales los corruptos dicen que no existe dinero para financiarlas. Un país con corrupción no se percibe como estable y por lo tanto será poco deseable como sitio donde invertir. En el nivel subjetivo se generaliza un sentimiento de impotencia, indiferencia y falta de credibilidad hacia los líderes, así como la convicción interna que las condiciones imperantes favorecen al deshonesto y no al que trabaja. La corrupción que promueve el cinismo y nihilismo y merma en los individuos su confianza y aumenta su suspicacia, crea un clima desesperanzador y estimula los mecanismos psicológicos que aumentan la probabilidad de que esos individuos lleguen a tener comportamientos corruptos. El impacto subjetivo no es igual para todos los ciudadanos lo hace de modo distinto en función del género aunque se puede decir que sobre todo en el lado femenino de mujeres y hombres. Los roles tradicionales que estaban cambiando vuelven a ser revisados pues el paro afecta por desigual a hombres y mujeres. La corrupción da lugar a que no se acepten las leyes, a la sensación de desorganización, de que todo está regulado por el azar el gobierno no se ve como eficaz o se ve como cómplice. El síndrome fatalista, se relaciona con las dimensiones de anomia psicológica descritas por Seeman como correlato subjetivo del estado de anomia de un sistema social incapaz de contener a sus miembros.
¿En qué medida te pasa algo esto? ¿Ves diferencias entre tu género y el otro? Haz un rango de más a menos de la gente que conoces según el grado de estar en ese sentimiento fatalista.

Alatas destaca las siguientes características de la corrupción: Involucra a más de una persona; Implica una cierta discreción; Implica una obligación mutua; Los corruptos intentan camuflar estas prácticas tras justificaciones legales; Es una traición a la confianza que los ciudadanos han depositado en personas, grupos, organizaciones e instituciones; Violan las normas de los deberes y las responsabilidades dentro de la dinámica social; Alta ambición personal; Dejar al margen los comportamientos morales, éticos o al margen de la ley; Utilizar el poder, posición o situación social en beneficio propio o de los allegados; Ruptura de los principios de equidad y justicia; La corrupción crece a medida que lo hacen las oportunidades de autoenriquecimiento; Se percibe insolidaridad social; Se facilitan y desencadenan motivaciones para que los otros también se corrompa; Resulta un agravio comparativo; No es corrupto quien quiere sino quien puede.
Caiden saca las siguientes conclusiones referidas a los comportamientos corruptos: “La corrupción es la norma, común a todos los regímenes, economías y sociedades, es endémica, crónica y omnipresente, habitual, repetitiva, parte integral de la política y un problema, universal, perdurable y muy extendido”; Es la debilidad humana y la imperfección organizativa la que hace de la corrupción algo inevitable; La corrupción es contagiosa.
¿Cuál te parece la más relevante? ¿Dirías que falta alguna característica más?

¿Cómo se puede entender que el corrupto pueda hacer ostentación de un poder y un nivel de vida envidiado y ser, por ello, admirado y reelegido, a pesar de y por su corrupción, para los cargos públicos en los que podía seguir delinquiendo?
Se están diciendo muchas cosas en los discursos que se están produciendo últimamente en relación a este tema.
Hay dos en los que me quiero centrar principalmente.
La corrupción es un "problema estructural" y la corrupción "no es un problema de patología".

“Problema estructural”
Freud descubre la clave de lo siniestro: algo que nos resulta familiar, pero también que está oculto.
Lo siniestro evoca: Oscuro, tenebroso o de aspecto desagradable, cubierto de tinieblas, tétrico, cargado de misterio, fúnebre, relacionado con la muerte, perverso, avieso y malintencionado.
Lo siniestro, debemos pensarlo como aquello que se ha encontrado oculto y que sale a la luz; como algo que es familiar pero que en un determinado momento se nos vuelve extraño porque no es igual a como era antes de ocultarse. Eso que estaba destinado a no aparecer jamás y que aparece deformado.
Lo siniestro genera atracción y repulsión a la vez, miedo y familiaridad, comodidad e incomodidad. Como sucede cuando la enfermedad invade el cuerpo, hasta ayer espléndido, lozano, que es súbitamente colapsado por la enfermedad mortal. El misterio de la repetición ha sido abordado por numerosos pensadores: los desastres ecológicos, la guerra, la economía, la tendencia a equivocarse siempre en la misma dirección, la elección de objetos amorosos inadecuados, la tendencia a hacer algo a sabiendas que nos perjudica, e incluso el progreso, son emergentes de la compulsión repetitiva, dependen de lo que Nietzsche llamaba el retorno de lo idéntico, algo de lo que cualquiera de nosotros podemos ser testigos pues lo hemos vivido en carne propia muchas veces. Hay algo de siniestro -de diabólico decía Freud- en esta repetición puesto que el retorno de lo idéntico puede definirse como la vuelta de lo mismo disfrazado con los ropajes de la alteridad, de lo otro. Lo que vuelve no es pues lo mismo sino algo íntimo que aparece en la realidad como si fuera un otro, algo que se le parece mucho sin ser exactamente lo mismo, como un fractal, que se presenta en distinta escala.
¿Cuáles son tus repeticiones más frecuentes?

Freud desarrolló a lo largo de su vida dos teorías para explicar las repeticiones que tendían a ser, en sus pacientes, destructivas para sus intereses y su salud.
La primera fue la de la represión, aquellos contenidos que son rechazados de la conciencia tendían a constituirse en cuerpos extraños que pugnaban por emerger, la compulsión repetitiva sería como la personificación en la realidad de aquello que había escapado a la simbolización. Gracias a la represión podemos soportar lo siniestro que no se manifiesta. Lacan postuló “Aquello que no ha sido adecuadamente simbolizado vuelve a aparecer en lo real”.
Jung llama sombra al conjunto de esos contenidos rechazados de la conciencia e incluye no solo los que propugnan por emerger sino otros que fueron dejados de lado como aptitudes o talentos que el sujeto abandonó en su desarrollo porque no tuvieron espacios dinámicos en las relaciones afectivas. Habrá ocasiones durante el desarrollo de la personalidad en que habilidades importantes sean reprimidas porque no eran apreciadas en el medio en el que el sujeto se desempeñaba. A este tipo de contenidos se le ha llamado el “Oro de la Sombra” ya que se trata de potencialidades que podrían brindarnos satisfacción al desarrollarlas, así como nos ayudarían a crear una nueva síntesis de la personalidad al retomar elementos antes desvalorados. 
Un modo prevalente de la emergencia de los contenidos es mediante la proyección. Lo que no se puede reconocer en uno se le atribuye a otro de la realidad externa. El dicho “no se puede ver viga en el propio ojo y se ve la paja en el ojo ajeno” o el circo en el congreso de los diputados cuando el PP le contesta al PSOE “y tú más” son manifestaciones de la sombra proyectada.
¿Reconoces alguna proyección tuya de algo que no quieres reconocer?

¿Cuáles son las causas de que el individuo haya rechazado contenidos al inconsciente personal?
Una convergencia de diversos factores que actúan sinérgicamente en hacer sentir al individuo que no es amado ni acompañado en sus necesidades emocionales sino que más bien es objeto de negligencia o represión: no ser deseado; partos deshumanizados; inconsistencia parental, abandono en fase oral; falta de autoridad y ausencia de límites; represión genital; ideología social sobre la aculturación, religiones imperantes que comercian con lo trascendente; ideología política;…
Según Freud: El niño, en estado de desvalimiento, depende absolutamente de otro. La amenaza de perder su amor obliga al sujeto a renunciar a satisfacer sus pulsiones sobre todo de naturaleza agresiva. La esencia del superyó recae en la herencia que deja el conflicto edípico, esto significa que viene a ser el resultado de la renuncia al deseo y la introyección de la prohibición.  A lo que se tiene que renunciar en este caso, es a la satisfacción del deseo. Lo que se prohíbe no es pues el deseo, sino su satisfacción, su realización: una de las maneras de evocar eso que Lacan llamó goce. El niño ante la experiencia de la castración renuncia al objeto de goce sometiéndose a la ley paterna que prohíbe ese goce. El niño se somete a la prohibición, pero no renuncia a seguir deseando aquello prohibido, lo cual paga al precio de una escisión. Aunque renuncia al goce prohibido, mantiene su deseo hacia aquello prohibido. La ley introyectada sería lo que conforma al superyó. El complejo de Edipo nos hace ciertamente a todos culpables.
Perfil del sujeto potencialmente corrupto: Profundamente insatisfecho, inseguro, que reprime su rabia, sometido a la autoridad, sin sensación de control, que inhibe la búsqueda de placer, su agresividad y su creatividad,…
Lamentablemente el perfil de muchos ciudadanos. No es de extrañar que se desee que los sujetos tengan ese perfil, pues un sujeto así de alienado es carne de cañón para ser seducido por el consumismo, para ser violento cuando se lo permitan (guerra justificada), para desear un líder salvífico que le resuelva los problemas, para consumir fármacos anestésicos, para buscar y aceptar un código moral que le dicte su actuación funcionando, por tanto, con una ética heterónoma dependiente de lo externo…
¿Te sientes en este perfil?

Este es un sujeto potencialmente transgresor de la ley, pues no ha interiorizado una ley estructurante que haya sentido como útil porque le hubiera enseñado, la ley se le ha impuesto arbitraria y dolorosamente haciéndole morder el polvo y humillándolo. Sin embargo su transgresión será habitualmente en pequeña escala, en su entorno familiar, buscará satisfacer su insatisfacción, robará, impondrá su poder en relaciones de género,… Se dotará de autojustificaciones para acallar los posibles sentimientos de culpa que le puedan invadir con habituales mecanismos de proyección: el otro es él  ha empezado, me ha provocado… Si no se atreve demasiado a transgredir podrá identificarse con el transgresor buscando, mediante esa identificación, realizar algo que desearía y no puede. Votará al corrupto y cuanto más prepotente y narcisista sea ese más le votará y elegirá como representante político. El retorno de los caciques a la democracia: El rey Juan Carlos, Berlusconi, Fabra (Catellón)…
Una fuente de ser corrupto o delincuente es la búsqueda de castigo. la conciencia de culpa y la necesidad de castigo son manifestaciones que Freud deriva directamente de esos montos pulsionales que no han podido ser descargados, es decir, que han tenido que ser sofocados y entonces volcados hacia el yo. En el acto delictivo buscan un tercero, el juez, la justicia, que aplique un castigo. La presencia del tercero es imprescindible. En “El yo y el ello” Freud afirma que un sujeto es susceptible de convertirse en delincuente cuando su culpa inconsciente sufre un incremento y esto en razón del vínculo que el superyó tiene con el ello.
En los grupos los individuos manifiestan sus aspectos más infantiles, se permiten justificaciones mayores para los abusos, las perversiones... el individuo es seducido por el anonimato del grupo y se deja llevar por la masa desenfrenada, en esta masa anónima, la personalidad puede expresar lo reprimido o sus aspectos no reconocidos bajo el amparo y aprobación del grupo. Y si se tiene la oportunidad de acceder a espacios de grupos sociales donde la corrupción es “cultural” su transgresión y acúmulo de riqueza irán en crescendo. Ya no proyectará en otro su transgresión, será el mismo el transgresor y quien se idealice y ahogue a fondo sus sentimientos de culpa.
M. González (1998): "Escuchemos a Freud (1916) comentando la obra Ricardo III de Shakespeare: " Lo que Ricardo ha querido decir es lo siguiente: La Naturaleza ha cometido conmigo una grave injusticia negándome una figura agradable que conquiste el amor de los demás. Así, pues, la vida me debe una compensación que yo me procuraré. Tengo derecho a considerarme como una excepción y a superar los escrúpulos por los que otros se dejan detener en su camino. Puedo cometer injusticias, pues se han cometido conmigo Todos creemos tener motivo para estar descontentos de la Naturaleza por desventajas infantiles o congénitas; y todos exigimos compensación de tempranas ofensas inferidas a nuestro narcisismo, a nuestro amor propio".
Cuando, además, el sujeto es psicopático no se queda pasivamente a la espera de oportunidades propicias, sino que las genera, accede a los espacios de poder más pronto y no necesita autojustificarse tanto pues sus sentimientos de culpa son casi inexistentes. En una organización jerárquica es imprescindible mencionar el Principio de Peter por el que todos participantes en una jerarquía tienden a ascender a su nivel de incompetencia, lucharán para subir en la escala jerárquica y el problema surge en los procedimientos que se utilizan para alcanzarlo. Muchas veces se ve que el que más se corrompe alcanza antes este objetivo generando un clima de desmoralización entre los trabajadores y el ambiente de trabajo se vuelve insoportable sobre todo cuando ocurre que ascienden precisamente los menos válidos. La organización implica la tendencia a la oligarquía, los líderes parecen surgir espontáneamente pero una vez se han establecido se vuelven estables e inmóviles.
M. González (1998): "Cuando el sujeto ha tenido un suficientemente buen desarrollo puede postergar la gratificación, o tolerar la frustración sin que eso le signifique una amenaza contra sí. Cuando esto no se ocurre, la percepción de la propia fealdad o torpeza, de que el mundo no gira alrededor nuestro, de la transitoriedad de la vida, o cualquier suceso que sea percibido como un empobrecimiento del yo, produce en algunos individuos una herida tan dolorosa, e insoportable, que ante la amenaza de derrumbe, toman la opción narcisista, haciendo una inversión libidinal desde los objetos hacia sí mismo, negando al otro, y a sus necesidades. Ante  la pérdida del poder o el prestigio, el individuo con déficit narcisista tiende a aferrarse a ventajas o privilegios mezquinos, a perder la generosidad que podía permitirle trascender y obtener el reconocimiento y afecto de los demás y a experimentar una creciente proclividad hacia la corrupción... La corrupción es una tendencia presente en todos los seres humanos; tanto las civilizaciones como los individuos tienen que oponerse constantemente a esta tendencia".
¿Cuál opinas que es el mecanismo más frecuente de la corrupción que conoces: búsqueda de castigo por culpa; compensación insatisfacción ahogando culpa; ausencia de culpa?
La necesidad de poder está presente en todas las relaciones humanas, se dice  que el poder corrompe, ¡una falacia! por atribuir al Poder la percepción generalizada de un poder patológico. Si el sujeto se siente potente para gestionar autónomamente sus necesidades no es potencialmente corrupto. Está claro que muchos de los que están en el poder son propensos a la corrupción. Lo que no implica que el poder sea negativo y corrupto en su definición, el problema surge cuando se utiliza de forma inadecuada. Este tipo de poder facilita mucho la corrupción, ya que otorga, a quien lo tiene, más oportunidades de corromperse y de salir impune.
El crimen es un problema de la estructura social. El estado criminaliza los actos de la población con una tendencia a hacerlo en mayor proporción con los sectores en pobreza. Las definiciones del delito son instrumentos normativos que favorecen a los controles e intereses de las clases dominantes. Existe una tradición de “culpabilizar a la víctima”, que consiste en atribuir responsabilidades a la pobreza y/o las minorías raciales y nacionales, sin plantearse un análisis ni alternativas de cambios sobre las condiciones que crearon las mismas. Lo hemos visto también acusando a Teresa Romero de ser la culpable de contagiarse del ébola. La política gubernamental de ofrecer justicia como un favor humanitario (estado benefactor) y no como un derecho humano ha contribuido a cargar negativamente la justicia social.
Sykes y Matza consideran que muchas veces los delincuentes expresan sentimientos de culpa y remordimiento y aceptan las normas y valores de la sociedad convencional. Lo que ocurre es que neutraliza, a través de una justificación verbal o una excusa del comportamiento delincuente. Los procesos de neutralización son los siguientes: Negación de la responsabilidad; Negación de las “lesiones”; Negación de la víctima; Condenación de los condenados; Apelación a lealtades superiores.
¿Cuáles de estas has conocido que se usan?

Freud al presentar la categoría de lo siniestro produce una suerte de subversión en el campo de la estética dado que hasta ese momento las nociones dominantes según la distinción kantiana eran lo bello y lo sublime. La dialéctica de lo siniestro se articula en el movimiento de aparición y desaparición intermitente del rostro deformado por el pecado, la culpa y la inconsciencia, que se alterna con la aparición y desaparición de la máscara cotidiana. Para David Lynch todos, en mayor o menor medida, padecemos de este síndrome. Los hombres hacemos el mal constantemente, reflexiona Lynch, y nos resultaría demasiado difícil seguir adelante si tuviéramos que lidiar con ello y arrastrar el peso creciente de nuestras faltas, de modo que tergiversamos los recuerdos, inventamos, hacemos del pasado –y del presente– una ficción que nos satisfaga y seguimos viviendo. Estas ficciones que nos ayudan a vivir sin remordimientos se acumulan como capas geológicas sobre nuestros rostros, una máscara sobre la otra, hasta formar una cara estándar, un rictus aséptico que nos permite movernos por el mundo con comodidad.

Terciopelo azul, es una película de 1986 dirigida y escrita por David Lynch. Como otras películas de David Lynch, mantiene De forma verdaderamente magistral ha unido los dos mundos: el aparente y luminoso, y el oculto y tenebroso la ambivalencia como el elemento central e irresoluble.





Falta algo más para comprender en profundidad.


Más tarde Freud volvió sobre el problema de lo siniestro para formular su segunda teoría en “Más allá del principio del placer”, cuando apela a una instancia psíquica misteriosa y diabólica que para él es constitutiva de lo humano, le llamo instinto o pulsión de muerte.

“Erramos juzgando a los hombres mejores de lo que en realidad son” (Freud, 1915).
Freud utiliza de Plauto “Homo Homini lúpus” (“El hombre es el lobo del hombre”) para ilustrar la naturaleza malvada del hombre y que el mandamiento de amor incondicional al prójimo es una desmentida de la realidad misma ya que, por lo contrario, dirá Freud: “el ser humano no es un ser manso, amable, a lo sumo capaz de defenderse si lo atacan, sino que es licito atribuir a su dotación pulsional una buena cuota de agresividad”. Por otra parte, visualiza a la cultura como un elemento represor, que limita los instintos sexuales y la expresión del placer. Así, la cultura es definida en “El malestar en la cultura” como: “toda la suma de operaciones y normas que distancian nuestra vida de la de nuestros antepasados animales, y que sirven a dos fines: la protección del ser humano frente a la naturaleza y la regulación de los vínculos recíprocos entre los hombres”.
Las tendencias pulsionales en sí no son buenas ni malas. En realidad de lo que evidentemente resultan despojadas es de su vínculo con el otro. Éstas son consideradas buenas o malas de acuerdo a los juicios que la cultura le aplica.
Freud formula la oposición entre Eros o pulsiones de vida que buscan la unión, la cohesión en el sentido del mito de Aristófanes en el Banquete de Platón y pulsión de muerte, que busca el estado anterior, inorgánico, donde se articula la compulsión a la repetición. Es tajante cuando comenta, por ejemplo, el precepto cultural de amar al prójimo:
El prójimo no es solamente un posible auxiliar y objeto sexual, sino una tentación para satisfacer en él la agresión, explotar su fuerza de trabajo sin resarcirlo, usarlo sexualmente sin su consentimiento, desposeerlo de su patrimonio, humillarlo, infligirle dolores, martirizarlo y asesinarlo (1930).
Una función de la cultura es, erigir normas que regulen los vínculos recíprocos entre los hombres, los valores, ideales, costumbres, las tareas intelectuales, científicas y artísticas, las especulaciones filosóficas y las normas, son algunos de los rasgos que Freud resalta en la cultura.  Dichas normas se caracterizan fundamentalmente por superponer al poder del individuo, el derecho de la comunidad. De esta manera nacela justicia o el orden jurídico que garantiza a la comunidad de dominar el poder y a la violencia del individuo aislado. De ahí la paradoja del malestar, ya que si bien colabora al establecer una vida “armoniosa” en comunidad, etcétera, lo logra sofocando el poder y la violencia que emana dela naturaleza humana. Para vivir en comunidad, es entonces necesario que cada uno contribuya sacrificando la satisfacción de sus pulsiones.
El problema de la “moral” es algo de lo que se ocupa el psicoanálisis, no por la dimensión consciente en la que el sujeto puede discernir, juzgar y decidir lo que es bueno y lo que no es, sino por haber descubierto que la dimensión de la culpa, de la prohibición, del castigo y de la moral rebasan en mucho los dominios de la conciencia. Lo inédito en la reflexión que inaugura Freud es haber descubierto que el “sentimiento” de culpa puede ser desconocido por la conciencia pero tener una existencia inconsciente con efectos en cuyo origen puede reconocerse la culpa. La enfermedad, la melancolía, el fracaso, la repetición, incluso el crimen, pueden tener un origen de orden “moral”.
¿En qué medida crees que esto explica poco o mucho de la corrupción actual?

“El hombre normal no sólo es mucho más inmoral de lo que cree, sino mucho más moral de lo que sabe”.
Las condiciones de la conciencia moral son el desvalimiento infantil y su articulación con el superyó.
Freud reitera que el paso cultural decisivo se da en la sustitución del poder del individuo, de su “violencia bruta”, en el poder de la comunidad. Al coartar las posibilidades de satisfacción individual de la agresión, ese poder, esa violencia bruta se revierte hacia adentro.



                        Only Lovers Left Alive 2013 Jim Jarmusch

Película ambientada en un Detroit y Tánger románticamente desoladas, Adam, un músico underground profundamente deprimido por la dirección que han tomado los actos de la Humanidad, se reúne con su dura y enigmática amante, Eve.

«El horror —escribe Saúl Peña— engendra una realidad que no se quiere saber y no se puede creer. Produce una sordera activa. La impotencia de actuar frente al horror, paraliza. La ruptura que causan la corrupción y la tortura puede desembocar en un trauma psíquico vital y llevar al individuo a construir nuevas referencias identificatorias con el agresor. En tal caso, el tiempo interior queda cautivo de un pasado que impide al individuo proseguir el movimiento infinito propio del ser vivo. Lo que está afectado no es sólo lo psíquico, también quedan afectadas las garantías metapsíquicas que puedan asegurar su saludable funcionamiento. La violencia de la ley perversa de un sistema dictatorial hiere tanto el cuerpo y el alma del individuo, como su sentimiento de pertenencia a la especie humana».
¿Con lo expuesto hasta ahora de dónde crees viene esta moral? ¿Tiene relación con El Mal?

En unas jornadas sobre psicoanálisis en Valencia presenté aspectos psicoanalíticos a tener en cuenta para explicar cómo se llega al constructo “El Mal”




Para Freud la pulsión destructiva, tanática, que acompaña al deseo y lo envuelve enmascarado detrás del placer, es algo estructural en el psiquismo humano e irreductible. Esto añade un aspecto muy distinto a lo siniestro pues más allá de lo reprimido está esa pulsión de muerte.
La repetición de fracasos, el retorno de períodos de corrupción después de haber habido limpiezas de períodos anteriores es esperable desde esta conceptualización de la pulsión de muerte que aporta destructividad, manifestándose en nuevos escándalos cuando se daba por hecho que se había hecho lo suficiente por acabar con ellos.
Jung aporta la consideración del arquetipo de la sombra: una sombra colectiva que está operativa en la cultura del sujeto. El termino arquetipo es un concepto propuesto Jung, un poco difícil de explicar, ya que es imposible observar alguno en lo concreto, jamás se podrá estar en contacto directo con ellos, si no, con sus manifestaciones, con los ropajes de los que se revisten, esto es la imagen arquetípica, la cual emerge para revelarse en el plano de la consciencia, haciendo posible la inferencia de la existencia del arquetipo en sí mismo. la Sombra resulta por un lado repulsiva, pero por otro atrayente, ya que es imposible no ser llamado por ese costado obscuro en nuestro interior, y es así que en numerosas culturas siempre ha permanecido algún símbolo para vincularnos con esta, con la parte primitiva, que detestamos en los otros pero no vemos en nosotros mismo, que nos aterra, pero no podemos apartar la vista de ello, ya que siempre se mantiene la intuición de que en ese lugar obscuro, si se logra enfrentar al dragón, se tendrá  acceso a ese tesoro escondido que podría sernos de gran utilidad y beneficio.
En cuanto a lo colectivo la Sombra contiene los elementos tabú de la humanidad, aquellas características que han sido dejadas en Sombra a través del tiempo y nos son comunes como especie, entre los que se pueden encontrar referencias al parricidio, el incesto, la antropofagia y características animales, entre las que se encuentra la sexualidad y la agresión, nos  remonta al hombre primitivo, guiado por los instintos, Jung la refiere  como “la cola del saurio” y puede producirnos temor al confrontarla, como aquel miedo arcaico a la obscuridad, donde la frágil luz de la consciencia se ve amenazada.
Pulsión de muerte y sombra colectiva tienen un denominador común, sobredeterminan el desarrollo de cada sujeto con informaciones que van más allá de las relaciones personales. Sin embargo la sombra tiene un carácter más flexible y susceptible de transformación que la pulsión de muerte que es un postulado más irreductible, por lo tanto puede ir aumentando su intensidad o reduciéndola. Hecho que va a depender del trabajo psíquico de contacto y trabajo individual y colectivo o de la ausencia del mismo que la hace más intensa con los aportes de las proyecciones individuales.
¿Pudo estar Freud influido por arquetipos patriarcales para formular la Pulsión de m Muerte?
Hera la esposa y hermana mayor de Zeus es la diosa derrotada por el patriarcado. Cuando nació Heracles hijo de Zeus y Alcmena, Hera decidió vengarse contra Zeus, Heracles y los ligues de Zeus. En un rapto de locura, instigado por Hera, Heracles mató a sus tres hijos, no a su esposa Mégara, y más adelante a su segunda esposa Deyanira. Hera tuvo por partenogénesis un hijo varón: Ares, dios de la guerra cuya misión era inducir a los hombres a la guerra y la destrucción muriendo los hombres en las batallas y dejando, por tanto, a sus hijos abandonados y a sus mujeres viudas. Este es un arquetipo de la destrucción patriarcal. Se construye a partir de una reacción a una situación previa que el patriarcalismo ha derrotado lo que conlleva una pérdida de intensidad de los arquetipos de la época anterior.
Ese arquetipo Ares es equivalente a la Pulsión de Muerte de Freud. La pareja Hera Zeus es una pareja patriarcal en la que ella está dominada después de haber sido vencida, parece que fuese una histérica con una envidia de pene que la lleva a una producción compensatoria omnipotente su falo-hijo que la completa y le permite canalizar su rabia y vengarse sin culpa. Hasta aquí la primera explicación freudiana de lo siniestro. Freud va observando fenómenos clínicos para los que la única explicación anterior no le basta y necesita postular algo nuevo distinto y prepersonal de tipo instintivo que es elevado a algo grandioso transpersonal. En la génesis del arquetipo está el mismo proceso.
El problema es que la pulsión de muerte como otros descubrimientos de Freud como el complejo de Edipo los eleva a rango universal constitutivo y estructurante del psiquismo humano, cuando pueden ser formas muy válidas para una cultura patriarcal como la europea, pero no útiles para otras comunidades humanas del planeta.
La epistemología de los arquetipos de Jung es más flexible, no categórica. Hay arquetipos o modalidades que se circunscriben a una cultura o a varias o a todas.  
La sombra colectiva intensifica los fenómenos de la sombra individual, sobre todo en grupo, y se hace más intensa con los aportes de proyecciones individuales, estableciéndose un dinamismo. Lo habitual es que se vaya complejizando e intensificando pues, ni el tiempo transcurrido, ni el simple deseo de mejora ni las buenas intenciones tras episodios históricos de crueldad, de iniquidad, arreglan nada si no se hace un trabajo real con lo reprimido y es difícil que se haga.
Para entender cómo funciona el mecanismo de proyección de la sombra en lo colectivo, se ha estudiado, como ejemplo, las creencias acerca de licántropos y vampiros, que son dos de los mitos más antiguos y difundidos en diferentes latitudes. Al estudiar estos mitos se observa que son símbolos precisos para proyectar los contenidos reprimidos destinados a conformar el arquetipo Sombra, además de que se observa cómo se van nutriendo y evolucionando, de tal forma que se les agregaron las características necesarias para que siguieran vigentes en diversas épocas. También se entiende su vigencia en la época actual.  Lo que más fascina es la posibilidad de expresar los instintos y las pasiones con plena libertad, aun aquellas que el sujeto no considera como propias, así la energía arquetípica encuentra vía de escape, posee el plano de la consciencia y hace brotar actitudes antes relegadas a la Sombra. Identificándose con los actores de un film el espectador tiene un tempo en el que canaliza catárticamente aspectos de su sombra. Un mecanismo de regulación de la presión que no sirve para que haya cambios reales en su estructura.
¿Conoces películas u otras obras artísticas que sirvan a estos propósitos?

Si no conoces esta merece la pena la veas: “El secreto de la aldea” Titulo castellano de 'Poklosie' en polaco significa 'Secuelas'. Polonia 2012 Director Wladyslaw Pasikowski. Una obra redonda con una banda sonora  de Jan Duszynski que es una maravilla. Se puede observar la creación desde proyecciones individuales y el poder destructor de una sombra colectiva de una población rural católica.
La mayor intensidad de la sombra colectiva acompañada, además, con la relajación de los mecanismos de control propiciados por el sistema de poder corrupto explica que el actual ciclo de corrupción sea más intenso que los anteriores.

Mientras los procesos evolutivos biológicos se rigen por el modelo darwiniano, la evolución de la cultura parece seguir más bien un modelo de tipo lamarckiano de transmisión de caracteres adquiridos, lo que permite una evolución rapidísima, potenciada por la velocidad casi instantánea de los medios de comunicación, comparada con los procesos darwinianos. Un meme es, en las teorías sobre la difusión cultural, la unidad teórica de información cultural transmisible de un individuo a otro, o de una mente a otra, o de una generación a la siguiente. Es un neologismo acuñado por Richard Dawkins en “El gen egoísta” (The Selfish Gene), por la semejanza fonética con gen y para señalar la similitud con «memoria» y «mimesis». La tesis más importante de Dawkins es que los rasgos culturales, o memes, también se replican. Por analogía con la agrupación genética en los cromosomas, se considera que los memes también se agrupan en dimensiones culturales, incrementables con nuevas adquisiciones culturales. La gran diferencia es que, mientras los cromosomas son unidades naturales independientes de nuestras acciones, las dimensiones culturales son nuestras construcciones
Se relacionan los cambios estructurales bruscos, de tipo político, económico y social, a los que se ha visto sometida la población, con la instrumentación de políticas de ajuste económico, producto de la globalización de un modelo neoliberal, de la que los poderes económicos internacionales hacen participar casi compulsivamente a cualquier Estado que sea deudor de la deuda externa.
Pierre Bourdieu critica el discurso neoliberal, como teoría, a la que define como desocializada y deshistorizada y, como práctica a la que le adjudica la destrucción sistemática de los vínculos humanos y de los lazos colectivos. El programa neoliberal (...) tiende globalmente a favorecer la ruptura entre la economía y las realidades sociales.
Para Bourdieu los Estados deberíancontrarrestar la acción destructiva de los globalizados mercados financieros. Sin embargo, actualmente resulta difícil diferenciar, al menos en los países sometidos a las directivas de los centros financieros internacionales, al Estado del propio gobierno. Mal puede actuar como controlador y antídoto de esa acción destructiva de las estructuras y redes sociales, un Estado mimetizado en su organización y fundamentación política y jurídica, con “... la destructiva utopía de un mercado perfecto”.
¿Qué contenidos puede haber en la sombra colectiva española en relación a la corrupción?
Por pertenecer a una cultura occidental europea que proviene de diferentes etnias con distinto peso en el recorrido histórico que va pasando desde el animismo y paganismo hasta una religión monoteísta cristiana, desde las ciudades estado a repúblicas, imperios, feudalismos, reinos, democracias actuales, con múltiples ejemplos de corrupción, abusos, genocidios, guerras de religión, guerras mundiales, nacismo, hay bastante depósito colectivo no elaborado.
De un modo más cercano España tiene particularidades, imperio católico, justificación teológica de la esclavitud de los negros, inquisición, guerras civiles carlistas, guerra civil y dictadura franquista, colaboración de la iglesia con la dictadura, reinstauración de una monarquía puesta por Franco, ETA, período mítico constituyente de la transición (pacto que quiere hacer tabula rasa sin hacer justicia con los verdugos), sacralización de las víctimas de un lado,…
Voy a extenderme solo en urna referencia al manejo de la culpa. El cristianismo postula una culpa original (pecado de Adán) que carga a toda la humanidad y la maldice sin permitirle redención hasta que Dios envía a una parte de sí mismo a encarnarse y morir crucificado redimiendo así a la humanidad. En un plano superficial se está afirmando que el hombre no puede elaborar su culpa, y que esta la paga otro por el que es quien lo redime. Se está enseñando un modelo de que otro pague por lo que yo hago, modelo usado por los corruptos. Y en un plano más profundo es la sombra de Dios la que proyecta al hombre reencarnándose para sufrir el castigo ya que fue dios el pecador. Se presenta un modelo alienta a proyectar la sombra en otro para que pague el pecado.
La “sombra colectiva de corrupción” de una comunidad representa una experiencia condensada de diversos componentes relacionados entre sí, similar a un COEX descrito pos S. Grof. En definitiva una fuente de información que opera como “un complejo” junguiano. Una manera de tratar de identificarlo es revisando los símbolos que aparecen en cuentos mitos, y leyendas propias.

Cada comunidad tiene su complejo o aspecto particular de la sombra colectiva. España es un estado multinacional.
¿En tu comunidad alguna forma particular de esa sombra colectiva? ¿La podrías representar con una imagen?

Saúl Peña, un psicoanalista peruano: “En Perú, la corrupción no tuvo registro en la Época del Tahuantinsuyo Inca. Esta se inició en la Época Colonial con la presencia de los conquistadores, quienes la introdujeron en la sociedad peruana; y continuó en la Época Republicana hasta la actualidad, habiéndose convertido en un grave problema de salud espiritual, con impacto devastador en todos los campos de la realidad social, hasta convertirse en un factor de desestabilización del Estado y de ingobernabilidad. La superación de los traumas históricos y afectivos: el del engaño de Pizarro a Atahualpa y de la experiencia violatoria de la Inquisición con sus consecuentes conflictos étnicos y culturales, es posible. Existe la posibilidad de una «perspectiva restitutiva, reparativa y creativa», «si es que somos capaces de hacer conciencia de nuestro inconsciente histórico, y si somos capaces de integrar los aspectos disociados y escindidos del ser peruano» tanto en su dimensión individual como colectiva”. «El traumatismo histórico, la cultura del crimen, la tortura y la corrupción dan lugar a una patología del lazo social», antes de sentenciar que «es obligación nuestra hacer escuchar a la sociedad y a la humanidad lo que ella no está dispuesta a escuchar y no quiere creer».
No todas las culturas son corruptas pero son susceptibles de ser transformadas al ser conquistadas por otras que si lo son. La cristiana (en sus versiones católica o protestante) han equiparado cruz a espada han tenido sus propias inquisiciones y han aplicado la misma barbarie genocida contra la disidencia religiosa y científica. Algunos estudiosos consideran más evolucionada la protestante, más responsable con el compromiso. La evolución que parte de un error que no repara es un grado mayor de refinamiento represivo de lo emocional, un austericidio, un incremento de la racionalidad fría con mayor componente potencial de sombra. Habitualmente mayor represión produce mayor orden y eficiencia, pero cuando se justifica liberar pulsiones las consecuencias con más destructivas. Los bóers (también llamados afrikáners) eran granjeros de origen holandés que se habían establecido en la zona de El Cabo a mediados del siglo XVII. De fe calvinista y profundamente racistas, habían despojado a los aborígenes de sus tierras.
¿Exportan la misma sombra colectiva un cristianismo católico que uno protestante?

La junguiana Barbara Hanna en “El perro, el gato y el caballo” escribe  “Cuenta una leyenda cristiana divulgada en Europa oriental de la que hay una versión lituana que dice que cuando dios creó a Adán lo mandó a dormir después de extraer la costilla de su costado. Mientras, él se recostó para descansar y fumar su pipa y un perro aprovechó su distracción para robarle la costilla. Dios corrió tras él, pero el perro cruzó el rio y a Dios sólo le dio tiempo de agarrar la cola que se desprendió. Así que Dios formó a Eva de la cola del perro”.
Está claro que esa variedad del relato bíblico surge de algo propio de la comunidad que la ha generado y que, a su vez, va a modular la cosmovisión de sus ciudadanos en la medida que el mensaje porta un significado.


¿Qué diferencia puede marcar en las relaciones de género respecto a lo que tú conoces en tu comunidad?

Barbara Hanna comenta “Dios tiene que cambiar sus planes y crear a Eva más animal y menos humana de lo que era su intención original. Las mujeres están más ligadas al instinto y más capaces de enfrentarse al lado ctónico de las cosas”.
¿Te ha ofendido esta afirmación? ¿Es un mensaje literal o simbólico?

En una visita que hice a una chamana Sami en Noruega me decía que no podía entender como las mujeres españolas no sacaban las uñas de una forma colectiva para impedir sin ambages los desahucios cuyas imágenes le llegaban por la televisión, pues la mujer está más cerca de comprender la barbarie y crueldad que implica dejar a las familias sin nido en la calle. Decía que creía que algo grave pasaba en España para que las mujeres dejaran de ejercer su fuerza y responsabilidad en algo para lo que están más capacitadas y delegaran el problema en manos de los hombres o lo masculino quienes tienen más dificultad interna para enfrentar esas tareas pues carecen de la suficiente sensibilidad. Fue impactante escucharla. Deja en evidencia el escaso desarrollo de lo femenino en mujeres y hombres en nuestra cultura como consecuencia de la represión patriarcal. Si hay mujeres que lo hacen como Ada Colau (PAH) pero es insuficiente para lo que la chaman esperaba según ella el problema se podría solucionar en un día si el instinto funcionara.


“No es patológico”
En el apartado “Problema estructural” ya he introducido bastantes argumentos para reconocer la patología que subyace a la corrupción.
Aquí ahondo en ciertas consideraciones.
Existe una idea explicativa y muy extendida del fenómeno de la corrupción: la corrupción es contagiosa. Es un pensamiento concreto para explicar de una forma didáctica y entendible la manera de propagarse el fenómeno haciéndose más extenso. La metáfora introduce en el imaginario explicaciones que hacen referencia a la enfermedad infecciosa. Se necesita: Un agente patógeno; un enfermo portador del agente; y un receptor al que se le desarrollará la enfermedad. Los médicos sabemos que es fundamental el terreno del receptor para que se desarrolle o no la enfermedad. Si la epidemia se propaga fácil hasta ser una pandemia es o porque los sujetos son muy propensos o porque el agente es muy patógeno o la combinación de ambos. En las enfermedades infecciosas sabemos que cuando un agente patógeno se desarrolla en un sujeto aumenta su patogenicidad y se hace más letal. También que cuando los mecanismos de control fallan (sistema inmune) el agente patógeno desarrolla la enfermedad.
Si se usa esta metáfora es porque el “inconsciente sabe” que se trata de una patología.
Aquí cabe introducir la discusión sobre la realidad o falacia del libre albedrío. Se suele decir que la vida humana está basada en tres grandes ilusiones: La ilusión del amor romántico, la ilusión del libre albedrío y la ilusión del yo. ¿Decide el yo o el inconsciente? Solo apuntar unas pinceladas que aportan el neurocientífico Benjamín Libet. Libet observó que los actos voluntarios venían precedidos por una carga eléctrica específica en el cerebro («el potencial de disposición»), que empezaba cientos de milisegundos antes de que el probando tuviera consciencia de la decisión que iba a tomar. Nuestra experiencia de control consciente de la acción voluntaria es una ilusión; las acciones voluntarias se iniciarían inconscientemente y nuestra consciencia de las mismas vendría causada por procesos físicos cerebrales.
Más que de libre albedrío se trata de “grados de libertad” del yo, instancia que puede elegir actuar o no actuar ciertos contenidos que provienen de iniciativas del inconsciente. Eso cuando el yo es lo suficientemente fuerte y maduro.
¿Elijes con libertad?

En el símil de la enfermedad el receptor es el sujeto potencialmente corrupto por tener una sombra personal de la que no es consciente, el agente patógeno es la sombra colectiva, el sistema inmunitario son los controles sociales, el bloqueador del sistema inmunitario es el neoliberalismo.
También del símil podemos inferir abstracciones. Es posible “vacunar” a la población. El sistema inmunitario es implacable, cuando actúa destruye y mata, la supervivencia no se discute o matas o mueres. 

Esta imagen es la de un agente patógeno que ha activado la sombra personal de algunos personajes públicos como el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez quien ha regado a la opinión pública con algunas perlas que le identifican no solo como corrupto.

Se me ha ocurrido crear una imagen, que es una fusión entre el ébola y el cayado del bastón de mando con forma de serpiente, que podría representar el picotazo de la sombra al corrupto político.


Respondiendo a las cuestiones que han motivado que entre en el debate afirmo que la corrupción es un problema estructural patológico.
Que funciona como una totalidad de varias dimensiones de la existencia siendo la económica solo una de ellas.
Está saliendo a la luz la corrupción económica y la política, falta que salga la sexual de la que se habla en términos muy superficiales o ligados tangencialmente a las otras formas, las prostitutas se usan para complacer y sellar negocios en las transacciones económicas,…
Esta afirmación es una hipótesis antitética de la que considera que la corrupción es un problema estructural no patológico. Esta última impide un análisis dialéctico pues naturaliza, y presenta como irreductible la corrupción.
En esa naturalización convergen Freud, la religión cristiana, Caiden y el liberalismo…
Pero Freud se distancia radicalmente pues denuncia los excesos de una represión excesiva que va in crescendo pues su no tiene contrapuntos de contención. Alguna frustración es necesaria para el crecimiento del sujeto humano, pero en su justa medida. Existe un nivel necesario y estructurante pero un exceso conlleva patología.
¿Diferencias entre Freud, cristianismo, liberalismo?

Freud explica en El Malestar de la Cultura, capítulo III: Esta sustitución del poderío individual por el de la comunidad representa el paso decisivo hacia la cultura. Su carácter esencial reside en que los miembros de la comunidad restringen sus posibilidades de satisfacción, mientras que el individuo aislado no reconocía semejantes restricciones. Así, pues, el primer requisito cultural es el de la justicia, o sea, la seguridad de que el orden jurídico, una vez establecido, ya no será violado a favor de un individuo, sin que esto implique un pronunciamiento sobre el valor ético de semejante derecho... El desarrollo cultural le impone restricciones y la justicia exige que nadie escape a ellas... El hombre jamás dejará de defender su pretensión de libertad individual contra la voluntad de la masa. …La principal renuncia que la cultura le exige al individuo no es la renuncia a la gratificación, sino a la agresión.
 Carvajal (2000): "Freud decía: ¿Acaso no estará justificado el diagnóstico de que muchas culturas - o épocas culturales, y quizá aun la Humanidad entera- se habrían tornado «neuróticas» bajo la presión de las ambiciones culturales? (1930). La llamada Cultura del narcisismo, con los medios de comunicación promoviendo el consumo y el éxito económico, el hedonismo, la gratificación inmediata, sería una nueva forma de neurosis cultural (¿o tal vez perversión cultural?) que estaría empujando al individuo a una flexibilización del súper yo, y estimulando el individualismo narcisista, casi en forma adaptativa, para satisfacer las nuevas exigencias de la sociedad. Al proponer la cultura una vuelta al principio de placer, al goce por el goce, el hombre olvida los valores adquiridos y rápidamente se acomoda. Aparece la búsqueda de gratificación narcisista a cualquier precio y con ella, la corrupción en sus distintas formas: dinero fácil, coima, tráfico de influencias, impunidad y otras manifestaciones tan conocidas por todos; el individuo está preparado para aceptarla sin grandes conflictos morales. ¿Sacrificarse? ¿Para qué, si otro va a aceptar? ¿Denunciar? No sirve, o puede resultar peligroso. Empieza la ley del más vivo o él ¿Y por qué no? Todo es posible. Entramos al mundo de lo perverso. La corrupción es el desarrollo cultural y social de un modelo de funcionamiento mental perverso... cuando permitimos la perversión, de manera activa o pasiva, estamos educando en corrupción... al confundir libertad, individualismo, espontaneidad y creatividad, propios de la democracia, con libertinaje, egoísmo, manipulación e invasión irrespetuosa del otro, conceptos propios de la perversión y de su hija natural, la corrupción. Si actúo el impulso crudo, soy perverso. Si enseño a hacerlo, soy corrupto... La corrupción es una manera de negar los hechos perversos, y agregarle un nuevo goce al acto desviado. La cultura del narcisismo tienta, seduce, pervierte al individuo que no está sólidamente comprometido con los valores altruistas".
Según Freud en el momento en que la cultura se aleje de su función esperada, y fuese una sociedad injusta, el individuo se sentiría legitimado para dejar de contener  su agresión y búsqueda de gratificación y podría rebelarse contra el sistema, lo que con el tiempo se traducirían en una relajación del superyó cultural y por ende en un cambio valórico de una sociedad, que era injusta, pero no necesariamente corrupta.

El capitalismo no es sólo una forma de organización económica y de reglas de mercado, sino también una ideología que exalta valores–metas, deseables para todos y, sin embargo, sólo alcanzados por unos pocos.
La modernidad líquida de Zygmunt Bauman –como categoría sociológica– es una figura del cambio y de la transitoriedad, de la desregulación y liberalización de los mercados. La metáfora de la liquidez –propuesta por Bauman– intenta también dar cuenta de la precariedad de los vínculos humanos en una sociedad individualista y privatizada, marcada por el carácter transitorio y volátil de sus relaciones. El amor se hace flotante, sin responsabilidad hacia el otro, se reduce al vínculo sin rostro que ofrece la Web. Surfeamos en las olas de una sociedad líquida siempre cambiante, incierta, y cada vez más imprevisible, que es la decadencia del Estado del bienestar. La modernidad líquida es un tiempo sin certezas, donde los hombres que lucharon durante la Ilustración por poder obtener libertades civiles y deshacerse de la tradición, se encuentran ahora con la obligación de ser libres asumiendo los miedos y angustias existenciales que tal libertad comporta.
El egoísmo, en el pensamiento de Durkheim, es “... una individuación excesiva del sujeto con respecto a la colectividad”, se rompen los lazos con los valores y expectativas comunes a la sociedad.
El término "anomia" se refiere a ciertos estados de vacío o carencia de normas aceptadas en una sociedad. Para Durkheim, la anomia, se produce cuando los individuos no encuentran expectativas de comportamiento adecuadas a los cambios bruscos y rápidos, por lo tanto pierden el límite de lo esperable. Para Merton la anomia se origina en la discrepancia entre las aspiraciones culturalmente determinadas y los medios socialmente aceptados para obtenerlas.
¿Qué es antes la anomia o el egoísmo?

Los individuos son expuestos crudamente a un nuevo orden, la indefensión del individuo ante las exageradas demandas de la sociedad de consumo; la progresiva exclusión de amplios sectores de la población del mercado laboral, la cultura laboral de la flexibilidad arruina la previsión de futuro, y de la participación social y política, son hoy, importantes fuentes de anomia. Frente a ello, la corrupción es una forma de acceder rápidamente a los objetivos, al estilo del innovador en la tipología descrita por Merton, para aquéllos que se encuentran ubicados en lugares privilegiados de posibilidad y oportunidad, ya que son las mismas estructuras del sistema las que proveen inmunidad e impunidad. Los resentidos, sobrellevan la frustración de no tener la habilidad o la oportunidad de ser corruptos como forma de mejorar sus condiciones de vida, son la reserva inmoral de la sociedad.
Las otras respuestas descritas por Merton son: Conformidad, el individuo cree que debe conseguir los objetivos con los medios lícitos exclusivamente. Esta respuesta es la mayoritaria dentro de la sociedad; Ritualismo, se renuncia a conseguir las metas y objetivos; Apatía o retraimiento, es un alejamiento de los valores culturales de la sociedad en cuanto a objetivos de éxito y a los medios no lícitos; Rebelión, un grupo o colectividad pone en duda los valores establecidos. Estas personas anteriormente han intentado lograr los éxitos sin desviación.


¿Porque he titulado el artículo “el lado siniestro de la corrupción”? ¿Tiene otro lado?
¡Si! el que ilumina el lado siniestro aunque la luz no sea pura. La luz que vemos blanca es el resultado de ondas electromagnéticas de distinta frecuencia, como se ve al observar el espectro de difracción.
Habermas habla de una crisis de legitimación cuando los individuos perciben que sus expectativas no van a poder ser satisfechas con recompensas del propio sistema.
¿Es nómica aquella sociedad donde las prácticas corruptas son comunes? La respuesta es que sí, que son nómicas porque están regidas por las reglas de la corrupción y estas son las aceptadas.

Este es el lado sinestro de la corrupción precisamente cuando lo corrupto, lo no-ético, es lo que impera de modo que lo nómico es ser corrupto en cuyo caso ya no se define como corrupto. Mientras que lo anómico, en ese supuesto, sería definido como corrupto, como desviación de la norma correcta, aunque sea lo ético.
En su Genealogía de la moral Nietzsche aplica su método genealógico al estudio del origen de parecidos mecanismos de inversión, y señala cómo las nociones de «bueno» o de «noble» se invirtieron. Esta inversión llegó a su culminación con el triunfo del cristianismo que engendró una moral de resentimiento contra todo lo vital, una moral de esclavos y débiles; una moral de renuncia que pone toda la vida en función de un falso trasmundo.
En este supuesto los Conformistas de Merton serían los que aceptan los códigos morales pero son no-éticos y los innovadores y rebeldes tendrían una conducta de negación de la moralidad y no-ética imperante.
Interesante el relativismo cultural y las paradojas que surgen. Según el filósofo americano, James Rachels, "el único razonamiento que prudentemente podría usarse para censurar las acciones de cualquier sociedad incluida, es cuestionarnos si la práctica fomenta o limita el bienestar de las personas cuyas vidas se ven perturbadas por ella. Es curioso que Merton llamara innovadores a los anómicos que son corruptos.
¿Por qué innovadores?

En nuestra sociedad no estamos en esta inversión extrema pero si hay suficientes indicios para aceptar que se acepta, tolera, practica y desea la corrupción directamente o delegada en los corruptos con quienes se identifican los sujetos.
La opinión pública es una parte importante de la realidad social, no se debe de olvidar que la corrupción es aquello que la opinión pública en una determinada sociedad considera como práctica corrupta. La opinión pública es lo que la masa, el público o la mayoría de personas o ciudadanos piensan, hablan, imaginan, discuten acerca de un tema relevante para el grupo que manifiesta su opinión. Los medios de comunicación son los que eligen los temas a tratar, proponen los temas que a ellos les interesan, de ahí que muchas veces estemos recibiendo información claramente manipulada. Los medios de comunicación social: No pretenden una objetividad pura; No existe relación entre el discurso lingüístico utilizado y lo que la realidad es; Están presentes en los sistemas políticos, los dictatoriales y las democracias capitalistas avanzadas; Juegan con la verdad y la mentira a su antojo.
Podría postularse la necesidad de un grado de innovador corrupto en el sentido de la segunda acepción de la definición de corrupción: Como degradación de algo... por la desviación de su curso esperado.
Supone una posición de autodefensa, de innovación y creatividad, que implica aceptar conscientemente un “actuar desde el mal” pues “el fin justifica los medios” en la expresión de Maquiavelo.
No es una posición fácil, es incómoda, requiere un sujeto con capacidad que discierna con finura cuando elegir actuar “mal” no es por canalizar su sombra sino por lograr un bien. Cuando no es posible discriminar lo prudente es no actuar.
Jung habla de la aceptación de acciones 'malas', incluso espantosas, que la vida nos invita a cometer en aras de un propósito mayor. Solamente podría ser válido para la vida si la acción, rechazable desde una moralidad prevalente, se produce en consonancia con el Self, no del ego. Esto generará al sujeto un sufrimiento real, al renunciar al ideal de una conciencia pura, en una interacción exigente entre el bien y el mal. El requisito de veracidad es que el sujeto de la acción sufra en su propia alma, sin dejarse vencer por la culpa, pues esta mantendría al sujeto paralizado y en la inercia de la negación de la vida, o podría llevarle a la autocompasión o ser causa de una inflación negativa.
 ¿No puede defenderse el toro matando-humillando al torero-matador? ¡La fiesta nacional es un arte! ¿Quién es el artista?
¿A quién aplaudirías tú?

¿No hay un arte innovador en saltarse la burocracia agilizando muchos trámites, o poder hacerse con unas ganancias que no se las llevan los políticos corruptos y que pueden revertirse en inversiones que puedan atraer a gente válida que se beneficie y que reinvierta en lo social como manera de fomentar la integración política, o dotarse de un presupuesto ilegal para combatir la corrupción criminal de altos vuelos, o corromper a los corruptos?
¿Y no hay arte en una cierta violencia? El tiranicidio significa darle muerte al tirano, es decir, al gobernante o dirigente que ha dejado su rol de líder y protector de sus gobernados y que se ha convertido en déspota o criminal. La obra de Juan de Mariana “De rege et regis institutione” (Sobre el rey y la institución real) (1599) justifica la legitimidad de destruir a los tiranos. Escrita por sugerencia del rey Felipe II de España y dedicado a su sucesor, Felipe III. Mariana convirtió la doctrina escolástica de la tiranía de un concepto abstracto a un arma con la que golpear a los monarcas del pasado.
El poder pone especial énfasis en bloquear estas respuestas de dos formas por un lado enfatizando las conductas sociales que suponen renunciar al conflicto “la población española es madura y civilizada pues, a pesar de la crisis, no hace grandes manifestaciones”  y por otro criminalizando las protestas, dotando de más atribuciones a los cuerpos policiales, endureciendo las penas por organizar manifestaciones en las que grupos marginales ejerzan violencia, persiguiendo a quienes en las redes sociales expresan opiniones que rozan la violencia.
Sin embargo se exculpa, apelando a su libertad de expresión, a Cristina Cifuentes de acusar de proetarra a Ada Colau.
Con ello se vuelve a hacer palpable el doble rasero de medida sobre que es un crimen: el legal y el ilegal. Típico del sistema político corrupto.
¡La expresión de la agresividad requiere innovación creativa: luz roja en haz coherente!

Fenómenos emergentes del terremoto de la corrupción.

Solo voy a centrarme en dos.
1.- Alternativas al bipartidismo
La percepción de la necesidad de regeneración democrática que obligue a terminar con el bipartidismo de alternancia en el poder, pues es identificado como uno de los problemas que han propiciado la corrupción.
El cuerpo pide a los ciudadanos echar a los dos grandes partidos. Las encuestas reflejan la rabia y desafección. El surgimiento de Podemos como legado del 15M y 25S, que recoge las simpatías de los ciudadanos.
Los partidos reaccionan tarde, a regañadientes y por populismo, pues no quieren perder votos, tomando medidas contra la corrupción en sus filas. El populismo con una significación peyorativa, que es la principalmente usada, es el uso de "medidas de gobierno populares", o "propuestas de medidas políticas populares" destinadas a ganar la simpatía de la población, particularmente si ésta posee derecho a voto, aún a costa de tomar medidas contrarias al estado democrático o ser imposibles. Su objetivo primordial no es transformar profundamente las estructuras y relaciones sociales, económicas y políticas sino el preservar o logar el poder y la hegemonía política a través de la popularidad entre las masas.
Antes de nada, en un ejercicio de sombra, acusan de populista a Podemos. Cuando la estrategia no les da logros en encuestas empiezan a tomar medidas.
Medidas que pretenden recambiar la superficie sin remover el fondo. Es verdad que dejar de ver las caras de algunos políticos deja de producir en el espectador el refuerzo positivo de la aversión que provoca lo que incrementa la indignación.
En una cultura corrupta todos son cómplices y quitar una pieza es complicado. En un nivel superficial los ciudadanos creen que no lo pueden hacer porque el defenestrado podrá vengarse “tirando de la manta” sacando a la luz más trapos sucios. En un nivel más profundo se complejiza porque hay que entender que es un proceso de duelo, el otro, tu compañero a morir o ser matado, lleva en si partes tuyas y si lo matas te matas a ti. Es tan burda la falta de diferenciación que Rajoy puede mandarle a Bárcenas SMS con mensajes de ¡ánimo compañero! Pues se los está dando a él mismo. Ambos niveles están presentes en muchos históricos de los partidos. ¡Y los que no lo están les deben lealtades!
¿Te parece que contribuye más el miedo a tirar de la manta o el no hacer duelo?

El terremoto ha forzado la abdicación y recambio del monarca. La monarquía se defiende antes de fenecer. Llegar a un posible parlamento donde una fuerza como Podemos tuviese bastante representación con el rey Juan Carlos podría haber supuesto la abolición de la monarquía.
El nuevo rey es guay, no provoca aversión, pero ¿Qué hace para cambiar la corrupción?
No es de recibo que esta semana por su participación en el Congreso Nacional de la Empresa Familiar haya dado la mano a la corrupta del PP Sonia Castedo. La incapacidad del PP para echarla es escandalosa pero ¿y el monarca? El argumento "el protocolo, cada uno en su sitio, el que le corresponda" no vale.
El rey ha demostrado estar preso de una moral heterónoma. Ni demuestra dignidad, ni coraje para saltarse el protocolo, dejando en evidencia a quienes no actúan haciendo la limpieza necesaria.
¿Es posible otra respuesta?

Es difícil pensar que el rey haga algo útil pues la monarquía no es una institución para ello pero la ausencia de actos de dignidad, además de mostrarlo, van cavando su tumba y aunque solo fuera por sobrevivir pudiera ser más inteligente. ¿No será que Castedo es republicana? (ver mi artículo “Futuro de la monarquía”).
Esperanza Aguirre practica la máxima de que la mejor defensa es un buen ataque, se metamorfosea en víctima humillada y vilipendiada por dos agentes de movilidad machistas y brutales que solo buscaban prestigio. No pudo acusarles de ser rojos bolivarianos cosa que si achaca a Podemos Ante los casos de corrupción manifiesta Aguirre la misma desfachatez. Actúa como si la cosa no fuese con ella, se muestra indignada haciéndose pasar por la primera damnificada. Ya desde el caso Gürtel como en los momentos actuales con la operación Púnica, pide perdón poco convincente  que suena más bien a acusación y a repulsa de los implicados. Ella es un caso típico de prepotencia y corrupción política llegando a dar consejos para regenerar la democracia, aunque estos no tuviesen la menor viabilidad, careciesen de coherencia e incluso fuesen contraproducentes, entrando en la definición de populismo.
Su prepotencia le impele a una locuacidad y a acciones tan significativas para una mirada experta que tendría vergüenza si fuese consciente de hasta qué punto desnuda sus mecanismos.
Proyecta su sombra continuamente pero la traigo a colación por el interés que tiene su posición frente a la emergencia de Podemos contra quien se convierte en abanderada de una lucha que condensa elementos del imaginario y sombra colectiva.
La proyección se su sombra populista en Podemos es la parte más inocente de lo que muestra.
La imagen que presenta de Pablo Iglesias es la de un telepredicador seductor que atrapa a las masas con una intención oculta que es destruirlas consiguiendo primero que le adoren y elijan legitimando así que acabe con la democracia e imponga un totalitarismo, dividiendo a la sociedad y acabando con lo bueno que esta tiene. El populismo es solo una de las estrategias de seducción con la que les tienta.   
Hay una figura que recoge en la biblia estas acepciones: Orgulloso, malo, malicioso, astuto, engañador, mentiroso, poderoso, feroz y cruel, quiere ser adorado, seduce al mundo, se opone a lo bueno, cita y tuerce las escrituras,.. Y es el diablo. Y hay una profecía: el diablo se disfrazará apareciendo bajo la forma un anticristo que tratará de destruir y eso sucederá al final de los tiempos.
Aguirre trata de desenmascarar al diablo, ser más astuta que él. Remeda a una lucha entre el bien y el mal reeditando la victoria del arcángel Miguel sobre el diablo.
Convocar estos registros simbólicos tiene su riesgo pero se hace porque se cree que va a resultar beneficioso para la estrategia cosa que ha resultado así en otros momentos históricos.
Tendría más efecto si fuese una estrategia llevada a cabo por alguien que tuviese credibilidad. Cospedal sale a apoyarla con el mismo discurso y con el mismo problema de credibilidad “en diferido”.
La lucha entre bien y mal es, en términos psicológicos, la representación entre el doloroso enfrentamiento de los contrarios opuestos. La mente humana establece polaridades como recurso útil para conocer: separar para discernir los componentes es el paso previo a poder integrarlos en una explicación de orden superior. En la filosofía se representa como tesis-antítesis, síntesis. Tesis prevalente: Cristo es un polo, el del bien que pretende reprimir todo lo oscuro (sombra colectiva), un ideal. Si se está fijado en ese polo se bloquea la ampliación de la consciencia. Antítesis: el anticristo: Síntesis: conciliar el ideal consciente (Cristo como máscara) e inconciente (Anticristo como sombra).
Por lo tanto la psique, lo mismo que la ciencia busca antítesis, necesita la imagen del anticristo, lo busca, pues es necesario para el equilibrio y evolución.
Hay mucha gente que teme al mal, no reconoce el propio y huye de él, y en un intento de librarse lo proyecta en una figura colectiva “el diablo”. Pueden  identificarse con Aguirre en esa lucha y estar dispuestos a que les dirija en una cruzada.
Formas del mal que también convoca el recuerdo imaginario de los españoles. Se presenta a Pablo Iglesias como un “Leninista amable” un oxímoron. "Esto es el ciberbolcheviquismo". “El leninismo creó la Cheka, que ejecutó a más gente que el zarismo. Creó el Archipiélago Gulag, red de campos de concentración donde murieron millones de personas. Fue el responsable de la primera hambruna provocada por el régimen soviético. Quizá un encarcelamiento masivo de disidentes en el que te den una palmada en la espalda antes de fusilarte o te sonrían mientras prohíben cualquier partido político que no sea el suyo”.
Varios estudios sociológicos han demostrado que en épocas de miedo, por el futuro, e incertidumbre los ciudadanos tienden a recurrir a figuras de autoridad que les saquen de los problemas. Los sentimientos religiosos se activan. Se esperan líderes en los que delegar. Se tiende a votar a partidos políticos autoritarios conocidos “efecto recuerdo de los analistas”. Incrementar el miedo suele ser una estrategia que favorece esta regresión, junto a la de insistir en que un líder autoritario va a sacar al país de los problemas.
 El momento actual es distinto que otros, las viejas estrategias pueden no tener los mismos efectos, podría invertirse el fenómeno y llegarse a tener miedo a la vieja guardia percibida como los diabólicos.
¿Es factible pensar que esto tenga mucho peso?

Los poderes financieros también juegan a movilizar el temor al Mal. The Wall Street Journal se hace eco del ascenso del Podemos en intención y estimación de voto y equipara la meteórica tendencia al alza del partido de Pablo Iglesias con la de Syriza en Grecia, que ahora, en puertas del tercer rescate, también encabeza las encuestas de opinión más favorables. Podemos, que ya tiene cinco eurodiputados, refuerza la tendencia populista creciente en Europa cuyas políticas podrían acabar dañando el proceso de integración europea", señala la edición europea de WSJ citando a Vicenzo Scarpetta, analista político del think tank Open Europe. "Igual que Syriza, Podemos asegura que no quiere abandonar la eurozona. Pero son lo que yo llamo 'euroescépticos en la sombra'. Llevar a cabo las medidas que proponen haría imposible que sus países pudieran seguir perteneciendo a la moneda única". El P. Morgan ya aconseja a sus clientes invertir en Irlanda en vez de en España.
En nuestro país también los poderes financieros han hecho movimientos, el banquero Emilio Botín cuatro días antes de morir comunicó a periodistas su preocupación por los efectos negativos de Podemos. Sin embargo Ana Botín, su hija y heredera, ha tenido una actitud distinta convocando a todos los partitos y bancos a trabajar juntos. Hay economistas que presentan argumentos por los que los sistemas financieros no tendrían miedo a las propuestas económicas de Podemos pues son razonables y podrían dinamizar la economía hacia un crecimiento. Los poderes financieros no son leales a quienes les han alimentado, si preveen que ganaran más si crece la economía, incluso aunque tengan que aceptar “quitas” de la deuda (ya lo han hecho varias veces, y lo hacen porque son “inversiones” rentables a largo plazo) no se opondrán a que Podemos actúe y les libre del austericidio. Es de sentido común que si “muere el perro se acaban las pulgas”. Está claro que las pulgas viven de la sangre del perro y lo necesitan vivo y preferirán ponerse “a dieta” si es necesario, o chupar lo mismo pero de otros especímenes que tienen potencial: Los ricos. ¡Además tienen suficientes reservas! ¡Quizás les haya abierto los ojos el sacrificio de Excalibur!
Son evidentes varias cosas Podemos irrumpe con el proyecto de un cambio significativo del Orden Vigente y con la finalidad de subvertirlo, que eso se percibe como una necesidad inminente por una población que estaba resignada por su ignorancia sobre qué hacer y encuentra que una corriente política recoge la necesidad y formula propuestas que parecen razonables y distintas, retorna una cierta ilusión, que rompe la apatía y permiten canalizar la rabia y el deseo de matar simbólicamente a los actores que han conducido al estado actual de empobrecimiento. Es cierto que casi no importa tener claro un programa y que el movimiento de fondo es emocional ¿Quién vota hoy porque conoce el programa político de un partido al que vota? Precisamente también se trata de regenerar esa resignación, analfabetismo y falsedad democrática, el proyecto implica a los ciudadanos haciéndoles partícipes de la confección del programa.
Se acusa a Podemos de ocultar que son de izquierdas y que no lo dicen para copar más votos. Parece inteligente anteponer la limpieza y regeneración a presentar una ideología que separaría más que uniría en la acción prioritaria. De cualquier forma el recambio que propugnan para lograr unos niveles mayores de igualdad, justicia, distribución de la riqueza, encajan claramente en una acción tradicional de “izquierdas” aunque debieran ser la acción natural para cualquier ciudadano.
¿El auge de Podemos es un voto de castigo o un voto de cambio?
Los más identificados con el Orden Vigente temen su propia catástrofe personal si cambia pues no se trata solo de un cambio externo, es que realmente es un terremoto personal.
Los que comercian con el orden sin identificarse se pueden aliar con “el diablo”, dejándole hacer, eso sí sin venderle el alma, es una mercancía que no tienen, les basta con tratar de seducir al diablo y si le hacen creer que es conveniente tener una piscina en el infierno para descansar un poco después de trabajar destruyendo por doquier le han ganado la partida. Los estudios que se van haciendo revelan que quienes manejan los poderes financieros son ludópatas, adictos al juego y lo prefieren si es arriesgado pues el placer está en confirmar su poder al ganar. ¡El adicto necesita cada vez más dosis para lograr el mismo efecto!
¿Podrías agrupar sujetos activos en los debates sean políticos, periodistas, analistas… según varias categorías? Y repetirla más adelante para observar si con el tiempo cambian su posición en el tablero
Los que propugnan el caos con Podemos
Los que propugnan el caos con Podemos pero señalan que se desinflaran
Los que consideran que motivaran para que los otros regeneren recuperen confianza de forma que Podemos tendrá muy poca representación parlamentaria
Los que consideran que llegará a bastante poder y se descafeinará
Los que consideran que el fenómeno es transformador y se conseguirán cambios significativos

2.- El desastre del manejo de la crisis del ébola.
La falta de atención mientras está lejos y solo mata negros. Evocar el valor del  patriotismo a ultranza no abandonando a un español a su muerte en África, un recurso paternalista bien aceptado por la población que busca el papá benefactor, un ejercicio de populismo con decisiones irracionales que ponen en peligro a la población pues no hay medidas preparadas cosa que no pueden ver por la ceguera de la prepotencia. Simultáneamente no se trae a una religiosa porque no es española (¿y negra?). Un desastre organizativo con improvisación ineficaz. Una falta de reconocimiento y proyección de la culpa al otro metamorfoseando las víctimas en culpables. Una falta de información eficaz y de sensación de control que activa la paranoia de la población que es muy susceptible tanto por la inmadurez y pensamiento mágico concreto predominante como porque se le ha hecho más paranoica como consecuencia de inocular miedos para justificar políticas represoras y de limitación de las libertades….
¡Gracias a que el ébola no es tan patógeno!
El ébola ha desenmascarado muchos elementos de la situación real de la población y de los manejos corruptos habría que agradecerle la crisis generada y oportunidad que brinda de facilitar ser conscientes de cosas no tan visibles antes.
¿Presiones de la iglesia para repatriar a sus misioneros?
Es cuestionable el grado de entereza personal de unos sujetos que supuestamente entregan su vida a las misiones y que no están dispuestos a morir con las botas puestas in situ, en su lugar de trabajo y anteponen su nostalgia, su deseo legítimo de ser cuidados, a los riesgos que suponen ellos para su país de origen, cuando son totalmente conscientes de lo que pasa.
Porqué el gobierno prefirió repatriarlos antes que mandar un hospital de campaña que tratase in situ a los misionero y a otros.
En el nivel de corrupción política y populismo que se percibe al gobierno no se puede esperar que tome decisiones racionales, eficaces y transparentes para resolver problemas y menos ante las crisis pues son momentos cruciales donde se testa, de verdad, la capacidad individual y colectiva. Más bien es esperable que los empeoren y que tengan que ser otros los que los resuelvan.
Entre otras paradojas: la sangre de una mujer negra la misionera Paciencia Melgar, ecuatoguineana de la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios, curada del ébola en Monrovia y que no fue atendida por el sistema sanitario español, sirve para curar a una española contagiada por errores aun no conocidos. Paciencia manifiesta no tener rencor por la falta de atención de que fue objeto. Y ese no rencor va más allá del ébola, ¿quizás hasta la justificación española de la esclavitud? Teresa Romero agradece y espera encontrase con ella y darle un abrazo y ofrece su sangre hasta quedarse seca si se necesita para curar a otros.
¿Encuentras algún simbolismo en estos mecanismos?

Sanidad madrileña decide sacrificar a Excalibur el perro de Teresa Ramos.
Según  Soraya Sáenz de Santamaría, al perro “hubo que matarlo porque parecía lo correcto teniendo en cuenta que nadie contaba con que Teresa fuera a superar una enfermedad tan difícil como el ébola”. Les dio igual saber que el perro llenaba el espacio afectivo del hijo que no tuvo Teresa. La expresión de Soraya bien puede ser un acto fallido que manifiesta su convencimiento de que ante tanto mal hacer y ante la mala suerte de tener que lidiar con tantos problemas, su percepción de riesgo se magnificara más allá de hechos objetivos como son el que Teresa es una mujer joven.
 Día 31 de octubre. Según fuentes de La Moncloa, Rajoy ha recorrido varias perreras madrileñas con una fotografía de Excalibur buscando un perro similar que entregar a Teresa cuando esté completamente recuperada. “Este no sirve, es más oscuro y tiene una mancha rara en el morro; Teresa se dará cuenta seguro”, ha dicho Rajoy histérico ante uno de los candidatos a sustituir a Excalibur. Finalmente, a las 12:15 de hoy, se ha podido saber que el Gobierno ha encontrado un gato del mismo color que el perro de Teresa que podría funcionar como sustituto. “Si permanece ingresada dos días más, quizá podamos enseñar al gato a ladrar y ella no se dé cuenta si todos colaboramos y no le decimos nada”, ha declarado un aliviado Rajoy a los medios. A última hora, diversas fuentes han informado que el gato Excalibur ha sido atropellado accidentalmente por el coche oficial del presidente.
Nietzsche opinaba que “El hombre sufre tan terriblemente en el mundo que se ha visto obligado a inventar la risa”. Freud consideraba al humor la más elevada operación defensiva frente al sufrimiento, por ser liberador, grandioso y patético. Grandioso porque el fugaz triunfo del narcisismo vuelve al Yo invencible, por un instante, frente a las afrentas de la realidad. Breve y pasajero momento maníaco, en el cual el principio del placer resulta vencedor, riéndose gozosamente del sufrimiento que proviene del mundo externo. De ahí su patetismo, ya que el dolor sigue y seguirá atormentando tozudamente desde la realidad compartida. Esta conjunción de grandiosidad y patetismo lo diferencian claramente de las otras formas de placer derivadas de la actividad intelectual y cultural, como la emoción estética frente al arte y la creación. Tanto el rechazo a las exigencias de la realidad como la imposición del principio del placer, implican un breve movimiento regresivo.
Por otra parte, el humor es siempre opositor, cuestionador y transgresor por naturaleza, representa la protesta y la lucha contra la coerción y el sometimiento. Así, desde una perspectiva social, M. Alfaro sostiene que la risa es un vigoroso contrapoder popular, capaz de relativizar y subvertir el orden de los poderosos. Y a su modo, el humor siempre se acerca a la verdad.
¿De qué verdad se trata? La decisión del sacrificio de Excalibur no tiene fundamento científico, más bien todo lo contrario ya que impide una investigación, se hace desde una irracionalidad fría, carente de empatía y sensibilidad, deseosa de terminar con un problema descontrolado (toda la cadena de errores y la paranoia despertada), matar al perro simboliza el fin de a la historia del descontrol, un acto de fuerza para imponer una autoridad y salir de la impotencia. Excalibur es defendido por los animalistas y el intento de contentar y de parar la paranoia matando al perro queda invalidado. Se suman problemas al problema. Como la historia de humor señala ese acto de matar no es más que el principio de otro desatino, la culpa lleva a tratar de reparar, lo absurdo de la reparación necesitará de otra muerte para anularlo, y después de matar el gato ¿Qué hay que hacer?
¿Qué te parece?

Teresa Romero dio una rueda de prensa al darle el alta. Mucha expectación. Muchos aplausos. Débil y cansada expresó leyendo su sentimiento de haberse sentido cercana a la muerte, muy mal, considerando que era un milagro el estar viva agradeciendo a dios y a Santiago su intervención a través de los sanitarios que la trataron, agradeció a los sanitarios y todos los estamentos profesiones del Carlos III y Alcorcón, señaló la compañía, abnegación y entrega de los sanitarios, hizo una crítica política de la mala gestión, aludió a la necesidad de calma a sus vecinos, dio la palabra a su marido para que leyera sus consideraciones sobre la muerte de Excalibur y anunciaron medidas legales por su abogado.
Una mujer cuya enfermedad ha sido seguida por la población pendiente de su evolución y a la que se le han depositado muchas cosas y varias de ellas antitéticas en muy poco tiempo: desde ser culpable de su enfermedad y de poner en riesgo de muerte a otros, hasta ser la heroína que se entregó voluntariamente al cuidado de los misioneros aun a riesgo de enfermar y que ha vencido al ébola y a la muerte, pudiendo poder ser la heroína que venza a sus acusadores haciendo evidente su inmoralidad e irresponsabilidad.
Ojala le dejen tener la tranquilidad necesaria para llevar su proceso sin tanta carga y pueda descubrir porque le han pasado las cosas que le han pasado, sea lo que sea lo que descubra: agradable o doloroso, sus sombras y su luces. Qué sentido ha tenido su peripecia, y que puede aprender y enseñar a otros.
Estas gruesas marejadas sociales, las cargas depositadas, la intensidad emocional de los procesos, el estar tantos sujetos pendientes simultáneamente, conectados, los registros que se mueven en los niveles del inconsciente colectivo, son inputs que movilizan estructuras profundas de la psique colectiva.
Expongo el principio de sincronicidad porque para Jung es un método epistemológico de conocimiento que opera de un modo científico con un pensamiento más avanzado que el abstracto lógico formal, un pensamiento terciario (Arietti), con un dialogismo mental, un poder navegar por distintos los distintos estados de conciencia, con apertura a considerar relaciones entre fenómenos que habitualmente se consideran que pertenecen a áreas muy distintas. Hay similitud entre este principio de conocimiento y los descubrimientos de la mecánica cuántica.
Jung advierte de que en la práctica los fenómenos sincronísticos son relativamente raros. Su ocurrencia es excepcional. En las situaciones sociales intensas como las descritas se pueden generar, por ello detectarlos puede permitir entender mejor lo que pasa y aunque no se pueda encontrar, o identificar ninguno, el proceso de investigación enriquece lo que aflora a la conciencia.
La sincronicidad es un fenómeno que Jung postula en 1952 como un principio de conexión acausal entre un estado psíquico con, al menos uno, pero pueden ser varios sucesos en la realidad externa que se producen simultáneamente y coinciden significativamente con el momentáneo estado subjetivo. En la simultaneidad de ocurrencia no puede constatarse que exista, entre psique y evento real, una relación necesaria o causal. El suceso que aparece como “accidental” es psíquicamente significativo para el sujeto que lo vivencia. La sincronicidad es una manifestación arquetípica más allá de los sueños y la imaginación, donde extraordinariamente queda incluido el mundo físico, allende el cuerpo y la psique, podemos dar un paso muy audaz en la consideración de los arquetipos como realidades más robustas que lo psíquico, que lo etológico y que incluso lo biológico, al extenderse su esencia e influencia hasta la realidad más externa y objetiva, aquella de la que se ocupa la física.
En las vivencias de sincronicidad la persona constata que un suceso material exterior a ella tiene una conexión con algún dinamismo de su psique que puede comprenderse precisamente porque el suceso mismo, por su naturaleza, le facilita comprender el significado. Es necesaria una relación significativa que se acompaña con un estado emocional “numinoso” (sorpresa, cierto temor y extrañeza).
Además de raros, los fenómenos sincronísticos no siempre son comprendidos por el sujeto que los vivencia desaprovechándose la oportunidad que brindan.
El modo de interpretar los fenómenos depende de la estructura del sujeto. Puede interpretar que el fenómeno lo manda Dios y en vez de cambiar algo decidir peregrinar a Roma para agradecérselo. Puede interpretar que el bombero que puede salvarle no es el mensajero de Dios que espera, rechazar la ayuda y morir.
Buscando conexiones son curiosos varios hechos que se pueden agrupar en polaridades. Muertes de misioneros masculinos versus supervivencia de mujeres. Sacrificio de un perro versus supervivencia de su dueña. Sujeto culpable versus sujeto héroe. Muerte versus vida. Éxito versus fracaso.
Casi todas estas polaridades afectan a lo subjetivo y a lo objetivo manifestado en la realidad. Si existe alguna conexión de sincronicidad será algo que los protagonistas más directos podrán, quizás, llegar a conocer.
Sí que podemos preguntarnos y pensar sobre que ha muerto o debe morir para que surja una vida renovada.
¿Alguna vez has conectado con algún fenómeno sincrónico?
           
Conclusiones
            El trabajo con la sombra con el objetivo de transformar el potencial de corrupción requiere un trabajo global con la sombra, y es un camino, individual y colectivo, plagado de dificultades y que, seguramente, no llevará a grandes resultados.
            Sin embargo es bastante productivo al menos en los contenidos más evidentes, más gruesos, y, de cualquier modo lo que se consiga avanzar en la integración de la sombra supondrá mejoras individuales y colectivas.
El emprender este difícil camino de enfrentar, reconocer, integrar y trabajar con nuestra sombra es necesario para el conocimiento y realización de uno mismo, proceso al que Jung denominó el proceso de individuación.
            Lo parte más dolorosa del trabajo es la de hacer consciente y aceptar aquello que fue rechazado por ser censurable, vergonzoso, o genera angustia. Descubrir lo que fue reprimido por no tener espacio es una sorpresa agradable. Integrar lo doloroso libera la conciencia de anclajes sobre determinantes. Integrar lo dejado de lado, habilidades o talentos, es útil para renovar, regenerar y continuar el desarrollo.
Vale la pena pasar por este proceso de llagar a un acuerdo con “El Otro” que hay en nosotros, porque así logramos conocer aspectos de nuestra naturaleza que no aceptaríamos, que nadie nos mostrará, y que nosotros mismos jamás admitiríamos.
El trabajo con la sombra es un trabajo político antitético a la corrupción política ya que su efecto es provocar una erradicación de las bases que sustentan la corrupción.
El ponerse en el trabajo consciente puede convocar las fuerzas progresivas del inconsciente y aliarse. Es un fenómeno que todos hemos sentido alguna vez de necesidad y que algunos interpretan como procedente del “ángel de la guarda”. El inconsciente puede hacer llegar a la consciencia información por medio de los sueños, por visiones, insights, e incluso propiciando fenómenos sincrónicos.
El trabajo es un proceso de transvaloración de los valores como decía Nietsche. El sistema de valoración actual está contaminado, regenerarlo implica primero abandonar las identificaciones con el sistema, un estado de cierto caos e inseguridad con inestabilidad personal y social. Algunos propugnan que la pérdida de valores religiosos es responsable de la situación actual. Aunque sea dolorosa la pérdida de seguridad que se experimenta al abandonar valores alienadores, es un síntoma positivo. Cuando de proclama que la crisis es por pérdida de valores religiosos y que hay que volver a ellos religiosos se maneja una gran falacia. Esos valores han sustentado la corrupción al transformar una dimensión religiosa humana, un religare, en religiones con sistemas de creencias para comercializar con el sufrimiento. Las explicaciones para anestesiar el dolor se sustentan en incrementar la ignorancia, bloquear formas de pensamiento abstracto, terciario, despojando al sufrimiento de la posibilidad de generar conocimiento.
Hay que soportar la incertidumbre hasta construir un sistema de valoraciones nuevo que facilite la individuación.

Propuestas para el trabajo con la sombra

Acciones en el trabajo individual
            I.- ¿Qué puede hacerse solo?
1.- Reconocer que somos o potencialmente corruptos o corruptos. El reconocimiento cambia la actitud y funciona al estilo de otros reconocimientos como “soy alcohólico” y “soy maltratador” liberando una energía que se desgasta en la negación y puede iluminar algún objeto necesario de conocer.
La confrontación de la conciencia con su sombra es una necesidad terapéutica y, en realidad, el primer requisito para cualquier método psicológico completo.
2.-   Estar atentos a las relaciones externas.
a) con quienes sentimos un rechazo profundo pues vemos en ellos características que nos son inaceptables podemos sospechar si no estaremos haciendo una proyección de nuestra sombra. Conviene analizar este tipo de relaciones que se han tenido a lo largo de los años.
Las proyecciones de la sombra se hacen principalmente en sujetos del mismo género, pero no siempre y también depende de la identidad de género más allá de su identidad biológica.
Detectar las proyecciones específicas por la identidad de género. ¿Se proyecta en el otro género un rol de protector, cuidador o de sumisión?
Cuando veas a una persona buena...trata de imitarla, cuando veas a una mala...examínate a ti mismo" Confucio
Cuando no se hace un trabajo con la propia sombra hay riesgo de identificar como corruptos quienes no lo son, solo por indicios. Así se crean chivos expiatorios que pagan las propias culpas no reconocidas. Ese funcionamiento es tan frecuente que un  corrupto puede apelar a lo opuesto: recurrir al victimismo culpabilizando al acusador para tratar de salvarse.
b) analizar la posible veracidad de lo que nos dicen sobre nosotros personas cercanas que nos conocen y sufren.
c) analizar nuestras formas civilizadas colectivas de canalizar las pulsiones reprimidas o no deseadas. ¿Necesitamos peleas de gallos, ver matar toros o matarlos, sacar la rabia insultando al árbitro?  Considerarlas como formas artísticas es porque ¿son arte o son justificaciones?
d) analizar nuestras formas civilizadas intimas de canalizar las pulsiones reprimidas o no deseadas. Es frecuente servirse de las mascotas. Los animales siguen su instinto no han tenido que reprimir el incesto,… Un sujeto se puede identificar con un animal canalizando sus pulsiones. Las mascotas se tienen porque nos sirven para algo. Su compañía puede ser muy positiva para algunas personas en ciertos estados de necesidad. También para las terapias: caballos, delfines. Pero también se los puede utilizar de modo psicopático; cagarse en el jardín del vecino no es de recibo pero si lo hace mi perro ¡cómo es su instinto! Un porcentaje enorme de conflictos vecinales se debe a estos procesos psicopáticos mediante los cuales los dueños de perros muestran su falta de empatía con el malestar del otro, su negación a poner medios para no molestar… la devolución de que los derechos de los animales están por encima de la relación humana…
3.-   Estar atentos a los sueños y fantasías.
La sombra tomará su apariencia dependiendo de lo cerca o lejos que se encuentre dentro del plano de la consciencia, mientras más negada se tenga, se manifestara en símbolos más alejados de la persona, tomando formas no humanas, que podrían ser animales, y gradualmente se ira aproximando, pudiendo tomar formas subhumanas como figuras monstruosas humanoides, después tomaría formas humanas  pero alejadas de la realidad del sujeto, como gente de otras etnias o primitivos, hasta llegar a figurar como algún conocido o amigo en el cual se detecten características despreciadas por el sujeto, realizando el recorrido desde lo desconocido y temido hasta llegar a lo más cercano.
4.-   Decidir si se elige conscientemente actuar con ese nivel
Las pulsiones destructivas que pueden proyectarse inconscientemente no tienen por qué ser anuladas una vez se han hecho conscientes.
Se puede decidir usarlas para “buenos fines” como ya he comentado. Una decisión delicada. O se pueden mantener como una reserva a ser usada en momentos precisos. El mecanismo de supresión de Jung.
Amar puede necesitar el ejercicio de la agresión. Hasta Cristo utilizó el látigo para expulsar a los  mercaderes del templo.
Algo muy distinto del manejo habitual en el que se cuenta con ese reservorio de potencial destructivo reprimiéndolo hasta que se legitima su uso, por ejemplo permitiendo que salga en una guerra.

            II.- ¿En qué se necesita el acompañamiento terapéutico?
            Si uno solo no puede reconocer que es potencialmente corrupto. Si a pesar de repasar las relaciones no encuentra ninguna proyección. Si todo el mundo le dice a uno que es un santo. Si uno está volcado totalmente en ser bueno y hacer el bien. Si no sueña nada… Hay que sospechar que existe un poderoso sistema defensivo que impide ver.
            Cuando uno va encontrando materiales que solo ya no puede entender.

                Acciones en el trabajo colectivo
Identificar sombras colectivas revisando cuentos, mitos y leyendas que la sociedad produce. ¿El hombre del saco?
¿Qué cuentos, canciones, historias te impactaron en la infancia? ¿Qué mensajes portan? ¿Amenazan con catástrofes si no se siguen leyes concretas? ¿Facilitan o bloquean el desarrollo del pensamiento? ¿Justifican las diferencias de géneros?

            Acciones en el trabajo político
            Algunas ideas para un cambio real. Para aplicar en ámbitos sociales sean grupos pequeños o colectivos más amplios.
-Mensajes claros, que integren emoción, desvelen lo oculto, aporten información.
-Cuidar cada intervención, cada mensaje, como si fuera el último. Cada mensaje tiene su momento y muere. Si ha promovido cambio en un momento posterior la situación es distinta y requiere otros mensajes.
-Escuchar lo que la gente dice, lo que desea. Contar con el pueblo sin ser populistas.
-Recoger las ideas que ya están en el sentido común de la población y hacerlas conscientes, más elaboradas y claras.
-Hablar de lo incómodo. Incluso de lo erróneo de algunas cosas que circulan en el sentido común. Transparencia.
-Producir los mensajes con capacidad de ser “memes” autorreplicantes. Algunos para bloquear los memes que inducen miedo, otros para fomentar alternativas de cambio.
-La perfección es una quimera. Tener errores, contradicciones es humano, no se ocultan.
-El éxito no es el poder del héroe líder, que se sacrifica por otros, sino el “empoderamiento” del colectivo.
-Mostrar descarada ambición, aprender de los ludópatas la importancia de jugar en el límite apostando para mostrar las mejores genialidades. Hay que salir a ganar.
-Animar a que cada ciudadano sea un Diógenes, con una dosis de cinismo, que lleva una lámpara con la que iluminar buscando lo honesto. La búsqueda va a producir una necesidad de información para dejar de lado a quien no lo sea, quizás no se encuentren muchos honestos.
-Ilusionar en que la participación puede mejorar las cosas. Borrar cualquier sectarismo.
-El fracaso no será no conseguir el poder sino que el ciudadano no recupere el suyo.
-Proponer liderazgos como punta de lanza que están a la cabeza del movimiento, la lanza la llevan sujetos y las puntas son cambiables en cualquier momento.
-No responder a los discursos clásicos del ¡y tu más! Silencios ante ellos. No reforzar esa cultura. Respuestas que vayan más allá, lo que podrá ser percibido como “oídos sordos a esos modos, lo que importa es no perder el tiempo y decir cosas con sentido”
-Tener estrategia de fondo. Priorizar la acción en las tareas principales.
-Acción pedagógica. Conectar los orígenes remotos con la situación actual. Devolver el sentido de historia. Activar la memoria.
-Hablar de los problemas de aquí y de los del mundo solo cuando estén conectados o sean consecuencias de los nuestros.
-Propugnar la justicia social hasta el límite que no suponga un suicidio. Dilema: defender o no a alguien de una banda de matones ¿es mejor que muera uno o dos?
-Ser percibido como Friki en la acepción de fuera del orden o común modo de obrar, desacostumbrado, peculiar u original. Esta acepción representa la proyección de la parte creativa (no reconocida, rechazada) de la sombra individual.
-Propugnar la democracia en la que el pueblo esté conformado por ciudadanos conscientes de su situación y de sus necesidades, con una voluntad formada y preparada para la toma de decisiones y para ejercer de forma plena su poder de legitimación. Diferenciándola de la oclocracia en la que pueblo es muchedumbre, o masa según Ortega y Gasset, sumida en la ignorancia, y que se mueve por sentimientos elementales y emociones irracionales.  


                      El propio escrito trata de ser una expresión de estas actitudes.

                      Riesgos
                      Si no hay toma de contacto con el potencial de corrupción de uno mismo y se proyecta la propia sombra, se puede llegar a un movimiento colectivo “la caza del corrupto” que puede convertirse en un deporte nacional. El corrupto cumplirá una función de depósito de todo lo rechazado de cada individuo, un chivo expiatorio, vivido como responsable final de la situación. Es posible ese escenario pues se ha dado muchas veces en la historia. Procesos inquisitoriales mediáticos, jueces que, como Pilatos, se lavan las manos ante la presión popular y mediática, presunción de inocencia eliminada… El modelado católico también lo propicia pues la “muerte” del corrupto, como la de cristo, redimirá a todos al pagar las culpas no elaboradas de cada uno. De producirse este proceso será alienante una vez más, podrá ser catártico inicialmente y calmar los ánimos, pero no solo no cambiará nada sino que cada individuo llegará a sentir culpa por lo ocurrido y estará predispuesto a nuevos castigos futuros.

-------------------------------------
Si quieres contestar a las preguntas y recibir resultados del conjunto de los que rellenen accede a este formulario:      Enlace


Bibliografía
Aporto algo mayormente sobre autores menos conocidos. De otros autores citados hay mucha información.

Alatas, Syed Hussein (1968) "The Sociology of Corruption"

Bourdieu Pierre, (2009) La eficacia simbólica. Religión y política. Biblos.

Caiden, G.E. (1988), "Toward a General Theory of Official Corruption", Asian Journal of Public Administration, Vol. 10, No. 1, pp. 3-26

Carvajal, Guillermo. (2000) Educación perversa o el arte de la corrupción. Revista de Psicoanálisis, Asociación Psicoanalítica Argentina. Número Especial Internacional, nº 7 p.48

Flores, Leticia. ANUARIO 2002 • UAM-X • MÉXICO • 2003 • PP. 241-254
González, Mario. (1998) Psicoanálisis de la Corrupción. Revista de la Sociedad Colombiana de Psicoanálisis. V.23, nº 2: p.75

Jung, C. G. (1994) La interpretación de la naturaleza y la psique. Buenos Aires. Edit. Paidós

Merton, R.K. (1987). Teoría y estructuras sociales. México: Fondo de Cultura Económica.

Peat, F. D. (2007) Sincronicidad, Puente entre mente y materia. Barcelona. Edit. Kairós.

Peña Kolenkaustky, Saúl  (2003) Psicoanálisis de la Corrupción: política y ética en el Perú contemporáneo. Editorial Peisa. Lima. Perú.
-----------------------------------



[1] Mikel Garcia García. 10 noviembre 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.